Jorge Armando Otalora: Del acoso laboral al acoso sexual

24 de enero del 2016

El defensor del pueblo habría enviado fotos sexuales a una funcionaria.

Jorge Armando Otálora

En noviembre de 2015, el columnista de la Revista Semana, Daniel Coronell, denunció que el defensor del pueblo, Jorge Armando Otalora, protagonizaba graves episodios de acoso laboral en el interior de la entidad que se encarga de defender los derechos fundamentales y la dignidad de los ciudadanos.

Lea también: “Durante tres años me han chantajeado con un video erótico que le regalé a mi novio”

En su momento, Coronell indicó que “Otálora es un acosador laboral que cotidianamente ofende, humilla e insulta a sus subalternos, en franca violación de la Constitución y la ley”.

Además: Los problemas judiciales de los exfiscales generales

Funcionarios de la defensoría le contaron al periodista que Otalora utilizaba un lenguaje violento para referirse a sus subalteronos: “bruto”, “idiota”, “imbécil”, “estúpida”, “pendeja”, “guevón”, “se van a la puta mierda”, “no aprenden sino a los madrazos” y “hasta que uno los hijueputea no reaccionan”.

Pese a que la denuncia hecha por Coronell ya es grave, en su mas reciente columna,publicada este domingo, el periodista indica que Otalora no solo ejerce acoso laboral también acoso sexual.

El periodista cita el caso de la abogada, Astrid Helena Cristancho, quien hasta hace unos días fue la secretaria privada del defensor del pueblo, Jorge Armando Otálora.

La abogada le contó al periodista que durante los dos años que trabajó en la entidad, fue acosada sexualmente.

“Todo empezó como una serie de situaciones equívocas. Entrega de informes en su casa. Invitaciones a comer o a reunirse fuera de los horarios de oficina, donde era borroso el límite entre lo laboral y lo personal. Como ella no accedió a sus insinuaciones tuvo que soportar mayor maltrato laboral”, escribe Coronell.

En su texto, Daniel Coronell  narra – entre otros – un par de ocasiones en los que Otalora le envío a la abogada fotos que comprobarían el acoso sexual.

En una de ellas, dice el periodista “se ven las piernas de un hombre desnudo, la mano izquierda empuñando el pene, mientras se toma la selfi con la derecha”.

“Tengo evidencias de que el doctor Otálora ha acosado y usado lenguaje sexualmente explícito, sugerente y vulgar con otras subalternas. Un fragmento de un chat que ustedes pueden ver en Semana.com da una muestra del trato al que sometió a otra subordinada, cuya identidad no puedo revelar por ahora”, agrega.

“Las pruebas se siguen acumulando contra el abusador que ostenta el cargo de defensor del pueblo sin que ninguna autoridad haga nada por detenerlo”, puntualiza el columnista.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO