En 2016 se han registrado al menos 10 agresiones de policías contra la prensa

En 2016 se han registrado al menos 10 agresiones de policías contra la prensa

5 de agosto del 2016

La Fundación para la Libertad de Prensa (Flip) se pronunció luego de la brutal agresión de miembros de la Policía Nacional contra el periodista Víctor Ballestas y el camarógrafo David Romero, del canal City Tv, registrada durante el cubrimiento de la ciclovía nocturna que se adelantó este jueves en Bogotá.

La organizaicón consideró que las excusas en el caso son insuficientes y exigió sanciones ejemplares, al tener en cuenta la preocupación por este tipo de agresiones contra periodistas.

Lea también: (Video) Brutal agresión de policías contra periodistas

De acuerdo con el comunicado de la Flip, este año se han registrado 10 agresiones, en las que 13 periodistas resultaron afectados.

“La Flip considera que existe material probatorio suficiente para determinar la responsabilidad de los miembros de la institución en las agresiones cometidas contra los periodistas. La Fundación exige, entonces, la aplicación de sanciones drásticas inmediatas que impidan la repetición de estos hechos”.

Además le puede interesar: Cinco casos por los que colombianos piden que se acabe el Esmad

En ese sentido, la organización también solicitó que la institución publique los correctivos que tomará contra los policías implicados en el ataque.

“El libre cubrimiento periodístico representa una garantía para los sistemas políticos democráticos, mientras que la opacidad en los procedimientos policivos es propia de regímenes autoritarios”, añade la Flip.

El equipo del canal de Bogotá grababa el arresto a un presunto ladrón en el centro de la ciudad, cerca de la estación de Transmilenio Museo Nacional.

Al parecer esto fue lo que le molestó a uno de los auxiliares bachilleres, quien le ordenó a Romero que dejara de grabar el hecho. Pero el camarógrafo estaba haciendo su trabajo en vía pública y no tenía por qué dejar de hacerlo. Fue en ese momento en que inició la agresión en contra del equipo periodístico y su defensa.

A Víctor Ballestas, que intentó defender a su equipo de trabajo, un uniformado también lo agredió y esposó. Mientras que a David Romero, quien intentaba defender su cámara, lo golpeaban entre varios uniformados.

Ballestas y Romero fueron trasladados  hasta la estación de Transmilenio. Al periodista lo aparataron y lo sujetaron por el cuello contra un torniquete, mientras que a Romero lo golpeaban.

El camarógrafo recibió puñetazos, patadas, bolillazos y hasta golpes con la cacha de un arma de dotación de uno de los uniformados, golpe que le produjo una herida abierta en su cabeza.

Varias personas que estaban observando la situación intentaron defender a los periodistas pero también fueron ultrajados por los uniformados.

Algunos transeúntes al ver la fuerte agresión rompieron con piedras y patadas los vidrios de la estación.