Alemania indemniza homosexuales víctimas del estado

Foto: Shutterstock

Alemania indemniza homosexuales víctimas del estado

23 de marzo del 2017

El Gobierno de Alemania aprobó un proyecto de ley para anular las condenas impuestas desde 1949 a miles de hombres y mujeres por actos homosexuales.

Las condenas se imponían en base del artículo 175 del Código Penal, que se endureció en la época nazi y que sólo fue abolido hasta 1994. Con este artículo, más de 64.000 hombres y mujeres fueron condenados por su orientación sexual .

Con la nueva propuesta, el gobierno alemán busca reparar los “crímenes cometidos por el Estado”, como aseguro Heiko Maas, ministro de Justicia.

“Era hora de rehabilitar a los hombres que, sólo por su homosexualidad, tuvieron que enfrentarse a un juicio. Sólo por su amor a otros hombres, por su identidad sexual, fueron perseguidos por el Estado alemán, castigados y proscritos”, declaró Maas.

El proyecto fue debatido en el Gobierno desde finales del año pasado y establece no sólo la anulación de todas las condenas, sino también el pago de indemnizaciones de hasta 3.000 euros a los supervivientes, más 1.500 adicionales por cada año que estuvieron recluidos, dado que en algunos casos fueron condenados a prisión.

La ley excluye la compensación los casos que continúan siendo un crimen, como aquellos que fueron condenados por mantener relaciones sexuales con menores de edad.

Para esto, el gobierno alemán ha destinado 30 millones de euros.

“Las pocas víctimas que hoy todavía viven deben finalmente recibir justicia”, manifestó Maas.

En muchos casos, el estigma social consecuencia de estos juicios, arruinó carreras y vidas, e incluso llevó a muchas personas al suicidio. Por lo que el funcionario resaltó que “Bajo la perspectiva de hoy, esos juicios fueron una injusticia flagrante, hirieron profundamente la dignidad humana de los condenados. Nunca seremos completamente capaces de eliminar eso, pero queremos rehabilitar a las víctimas”.

La organización encargada de estudiar y documentar los casos será la Fundación Magnus-Hirschfeld, que se encargará de dar a conocer la historia de las vidas robadas de los hombres y mujeres condenados. La Fundación recibirá 3.000 euros para el desarrollo de este proyecto.

“Lo importante es la señal que esta ley envía. Es un reconocimiento de nuestras vidas”.