Alerta en Cundinamarca por deslizamiento en La Calera

18 de julio del 2017

La alerta se extiende a los municipios de Choachí, Fómeque, Ubaque y Cáqueza.

Alerta en Cundinamarca por deslizamiento en La Calera

En alerta se encuentran varios municipios de Cundinamarca tras el deslizamiento de un talud de tierra en la bereda El Manzano de La Calera por las intensas lluvias en las últimas horas.

Debido al deslizamiento de aproximadamente una hectárea, el río Blanco, que limita las veredas de El Manzano y Mundo Nuevo, se encuentra represado y las autoridades decidieron evacuar a 35 familias que habitan en las inmediaciones del río por prevención, dado que es posible que se presente una avalancha.

Laura Duque, directora de la regional Bogotá – La Calera de la CAR, informó que los Comités Municipales de Gestión del Riesgo ya fueron activados y que los organismos de control de diferentes entidades ya se encuentran en la zona para evaluar y atender la situación.

“Nos encontramos en máxima alerta y se está haciendo un trabajo articulado entre todos los organismos de emergencias a través de la Unidad Departamental de Gestión de Riesgo y de cada una de las administraciones municipales. Se hizo necesaria la evacuación de algunas familias. También se dejó a un vigía para establecer una alerta temprana en la zona”, informó el capitán Álvaro Farfán, delegado departamental de Bomberos de Cundinamarca.

La alerta se extiende a los municipios de Choachí, Fómeque, Ubaque y Cáqueza, teniendo en cuenta que el río Blanco atraviesa estas poblaciones. “Este martes se reactivarán monitoreos constantes para evitar que el desprendimiento nos vaya a generar algún tipo de represamiento”, manifestó Farfán.

La posibilidad que más preocupa a las autoridades es la de una avalancha producto del represamiento en el río Blanco. Por ello, el director de la Unidad Departamental de Gestión de Riesgo, Wilson García, establecerá un Puesto Unificado de Mando en La Calera. Nos dirigimos a la vereda El Manzano para evaluar la magnitud de este represamiento de agua y determinar las acciones que mitiguen el riesgo de una posible avalancha”, explicó.

Por esta razón, la Alcaldía de La Calera le pidió a la comunidad permanecer atenta a las indicaciones de los gestores de riesgo para evitar cualquier calamidad.

A pesar de la grave situación, el abastecimiento de agua de Choachí y de La Calera no sufrió afectaciones: “Los acueductos están en perfecto estado. Lo que implica el deslizamiento es el represamiento del agua, y con el paso de las horas tomará más fuerza hidráulica que puede provocar avenida torrencial que arrastra lodo, piedras y troncos que podrían afectar a las personas que viven en la margen del río”, aseguró el director de la Unidad Departamental de Gestión de Riesgo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO