“Aquí no hay palomitas, aquí hay vándalos”: MinDefensa

“Aquí no hay palomitas, aquí hay vándalos”: MinDefensa

29 de agosto del 2013

El Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, acaba de pedir calma y orden en los sectores de Colombia donde hay desórdenes luego de las marchas del paro nacional agrario que hoy se desarrollaron en las principales ciudades del país. El vocero del Gobierno dijo que en las concentraciones de hoy participaron unas 25 mil personas, y que una “minoría” generó el caos ensombreciendo el desarrollo de la jornada. “Identificamos que este paro tiene tres componentes: uno de campesinos (…) uno de estudiantes (…) y uno de vándalos, criminales y personas que están al servicio de intereses oscuros entre ellos terroristas de las Farc y sus afinaciones políticas”, sentenció Pinzón a la prensa, en medio de un consejo de seguridad extraordinario que encabeza el presidente Juan Manuel Santos.

El Ministro reiteró varias veces que delincuentes estarían “haciendo infiltración, hechos de violencia y presionando a campesinos a que no haya acuerdos de ninguna especie, y amenazando a alcaldes y autoridades” para que continúen las protestas. “Esto que lo tenga claro el país: a esos criminales la fuerza pública tiene el deber de responderles con contundencia”.

Rechazó los desórdenes en Bogotá y dijo que las autoridades tuvieron que defender el Palacio de Justicia, el Capitolio Nacional y la Catedral Primada, que iban a ser objeto de vándalos. Sobre la crisis en Soacha, el Ministro agregó que hubo varios policías heridos y subrayó que tres de ellos resultaron afectados por arma de fuego.

“Que quede claro que aquí no hay palomitas; aquí hay vándalos y criminales”, dijo. “No vamos a permitir que un puñado de criminales quiera desestabilizar el país”, añadió antes de pedir a los colombianos que “se vayan a sus casas”.

Minutos después el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, también rindió balance de la convulsa jornada de hoy. El jefe del Distrito informó de 30 capturas de responsables de desórdenes y al menos 100 personas lesionadas. El mandatario reconoció que habrían “fuerzas políticas” infiltradas en las marchas con el objetivo de generar desestabilización, “sea para presionar en la mesa de negociación en La Habana, o sea para acabarla”.