Argentina extraditará a narco colombiano alias ‘Mi Sangre’

Argentina extraditará a narco colombiano alias ‘Mi Sangre’

17 de noviembre del 2016

Henry de Jesús López Londoñoalias ‘Mi Sangre’,  fue extraditado a Estados Unidos en la madrugada de este jueves en un operativo “relámpago y sorpresa”, según lo describe el diario Clarín de Argentina.

La extradición del narcotraficante colombiano fue avalada por la Corte Suprema y el gobierno de ese país, que mantuvo la acción en secreto hasta media hora antes de ejecutarse. En ese momento le avisaron a ‘Mi Sangre’ para que se levantara y bañara. Fue trasladado en un helicóptero desde la cárcel de Ezeiza, donde permanecía recluido desde 2012, hasta el aeropuerto Ministro Pistarini.

Lea también: La historia de una mujer que tiene como trabajo ser ‘mula’ de narcos

Aunque ‘Mi Sangre’ contrató abogados de Colombia, Argentina y Estados Unidos para evitar su salida de la cárcel Ezeiza, las autoridades dejaron en firme en septiembre pasado la resolución que declaró procedente su extradición.

Además: Fajardo arremete contra ‘Narcos’ la serie de Netflix

Se espera entonces que López sea juzgado por el Tribunal Federal de Primera Instancia del Distrito Sur de Florida por el delito “de asociación ilícita o concierto para delinquir para distribuir una sustancia controlada (cinco kilos o más de cocaína) a sabiendas de que dicha sustancia se importaría ilegalmente a ese país”.

Le puede interesar: Así actuaba la ‘Viuda Negra’, la bella mujer que le robaba ‘coca’ a narcos

‘Mi Sangre’ fue uno de los lugartenientes del jefe paramilitar Diego Murillo alias ‘Don Berna’, extraditado a Estados Unidos junto con otros miembros de las AUC en 2008.

Intento de fuga de ‘Mi Sangre’

De acuerdo con los reportes de prensa Argentina, en septiembre pasado le encontraron a María Gabriela Ricagno, abogada de López, un mapa del penal donde su cliente permanecía. En la celda, había un iPhone y dos tarjetas de celular.

La abogada fue procesada por ser partícipe de un presunto plan de fuga del narco. De inmediato este fue llevado a un pabellón de máxima seguridad, donde era vigilado permanentemente.