Municiones “Bean Bag” también son discusión en Chile

29 de noviembre del 2019

Las municiones “bean bag” son catalogadas como “menos letales”.

armas, protestas, no letales

El arma que le causó la muerte a Dilan Cruz durante las marchas del 23 de noviembre en Bogotá, ha abierto un debate entorno al uso de este tipo de elementos no solo aquí, también en países como Chile.

Las protestas en el país austral llevan varias semanas y la violencia ha sido el eje de las jornadas en la que ciudadanos siguen pidiendo mejores condiciones de vida. Allí el uso de armas convencionales y etiquetadas como “menos letales” por parte de la Fuerza Pública también ha estado sujeta de criticas por el daño que han causado en los manifestantes.

Una de esas armas es la que utiliza la munición “bean bag”, una bolsa de tela que envuelve una cantidad de pernigones de plomo y que son disparados por un arma de fuego tipo escopeta.

En Colombia, Chile y en gran cantidad de países del mundo las fuerzas policiales que intervienen en disturbios tienen autorizado usar este tipo de armas a pesar de que han sido controversiales.

La organización Human Rights Watch (HRW), dio a conocer un duro informe el pasado 27 de noviembre en el que advierten un uso desmedido de la fuerza por parte de los Carabineros en Chile.

“Han cometido graves violaciones a los DD.HH”, asegura HRW.

En el documento evidencian como los carabineros parecen haber disparado cartuchos “bean bag” contra manifestantes, dejando ya un caso en que la persona alcanzada por estas municiones en una manifestación sufrió heridas graves.

Este tipo de armas están diseñadas con el propósito de producir un trauma mínimo como resultado de un espasmo muscular por el impacto. Sin embargo, se detalla que el golpe debe recibirse en extremidades del cuerpo para no generar un gran daño.

Por lo que la HRW hace un llamado urgente a una reforma policial tras las protestas en ese país.

En un informe para América Latina de las Naciones Unidas para la Paz, el Desarme y el Desarrollo se habla del reto en la región de poner más control y regulación de las armas “menos letales“, así como la capacitación en su uso y en la prevención de abusos e incidentes no deseados en la población civil.

Allí afirman que: “La evidencia muestra que, además de no sustituir completamente al armamento letal, las armas no letales pueden resultar en lesiones severas e incluso la muerte. Por lo tanto, el término “no letal” aparece como confuso y contradictorio”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO