Armada argentina contacta a submarino desaparecido

20 de noviembre del 2017

Condiciones meteorológicas han impedido la comunicación.

submarino

La Armada argentina espera que en las próximas horas mejoren las condiciones meteorológicas, que hasta ahora han impedido la comunicación con el submarino San Juan, desparecido el 15 de noviembre, informó este lunes el portavoz de esa fuerza, Enrique Balbi.

“Seguimos sin comunicación (…) Las condiciones mejorarán sustancialmente a partir de mañana, aunque teniendo en cuenta que el mar argentino, en el Atlántico Sur, tampoco son ideales… pero se considera que serán más efectivos los sensores que están a disposición” para contactar al submarino, afirmó en rueda de prensa.

El pronóstico señala que con el paso de las horas bajará la intensidad del viento y la altura de las olas, que han alcanzado hasta seis metros, lo que “dificulta la eficacia de detectar al submarino San Juan”, comentó el portavoz.

Balbi confirmó que la Armada todavía no ha logrado comunicarse con el navío, que lleva 44 tripulantes a bordo, y cuya última comunicación se produjo el miércoles por la mañana a 432 kilómetros mar adentro, a la altura de la Península de Valdés (sureste).

“Seguimos sin comunicaciones, la alternativa es tratar de localizarlo visualmente o con detección de radar”, señaló.

Lo más efectivo en esta operación de búsqueda son “todos los sensores que están a disposición gracias a todo este ofrecimiento y aceptación de Argentina de todos aquellos medios (extranjeros) que se dedican a detectar algún buque siniestrado, como en este caso submarino San Juan”.

Esta tecnología “de primer mundo se complementa con nuestros medios navales y aeronavales y sensores que estamos utilizando”, añadió el portavoz de la Armada.

En el área de operaciones se hallan 13 unidades navales y 10 aeronaves de exploración tanto nacionales como extranjeras, explicó Balbi.

El San Juan, con 44 tripulantes a bordo, que había salido del puerto de Ushuaia para dirigirse a Mar del Plata (este), dejó de responder a la base de operaciones durante la mañana del 15 de noviembre, mientras se encontraba a unos 430 kilómetros de la costa en el golfo de San Jorge, en el Atlántico Sur.

Este submarino diésel eléctrico construido en Alemania se incorporó a la Armada argentina en 1985, tiene 66 metros de eslora y puede desplazarse en situación sumergida a velocidad de hasta 25 nudos.

Con información de Sputnik.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO