Asamblea permanente retrasaría calendario en la U. de A.

Foto: Univesidad de Antioquia

Asamblea permanente retrasaría calendario en la U. de A.

25 de agosto del 2017

En rechazo a la elección de un representante estudiantil ante el Consejo Superior de la Universidad de Antioquia, que estaba programada para el próximo 5 de septiembre, cerca de 1.500 estudiantes que participaron de una asamblea decidieron declararse en cese de actividades desde este miércoles hasta que no se detenga este proceso. 

La decisión estudiantil busca que la rectoría analice una propuesta para que en lugar de llevar a cabo esta elección, que no se ha utilizado en los últimos 13 años, se haga una consulta entre los alumnos para que estos elijan si se usa o no esta figura de representación ante el CSU. 

Con ello, los estudiantes tienen el propósito de que se aplacen las posibles elecciones hasta el próximo año, cuando, haya mecanismos de control que garanticen la transparencia del proceso y se pueda buscar una figura de revocatoria, si el representante elegido no cumple con sus funciones. 

Ante esta situación, la dirección de la Universidad de Antioquia informó que la decisión de la Asamblea Estudiantil será perjudicial para el desarrollo normal del calendario académico y se mantiene en firme en su decisión de llevar a cabo la elección del representante estudiantil. 

Por medio de un comunicado, el Consejo Superior de la Universidad aseguró que considera que la elección del representante estudiantil “es un valioso ejercicio democrático en el que se robustecen las posibilidades de representación, participación y decisión del estamento estudiantil en los diferentes ámbitos de la vida institucional; y que, además, es una obligación legal y reglamentaria estipulada en la Ley 30 de 1992 y en el Estatuto General de la Universidad de Antioquia”.

Además, señaló: “Debido a que la decisión de declarar una asamblea permanente pone en riesgo el semestre académico en curso, el Consejo Académico exhorta a la comunidad universitaria a continuar con las actividades programadas y, en especial, a no suspender los procesos formativos que se trazaron como objetivo fundamental al inicio del semestre”.

La preocupación de la Universidad es que se entorpezca el normal funcionamiento de las actividades académicas y se descuadre el calendario.

En los últimos años, la regularización de los calendarios de pregrado ha permitido la realización de dos semestres por año de manera sincrónica entre todos los programas, y esto se vería afectado con el cese de actividades. 

Finalmente la Corporación hizo un llamado a los estudiantes para que se mantenga el diálogo y la reflexión crítica sobre la vida universitaria.