Asesino de Múnich estaba obsesionado con las masacres

Asesino de Múnich estaba obsesionado con las masacres

23 de julio del 2016

El adolescente de 18 años que atacó a tiros a las personas que visitaban el centro comercial Olympia en Múnich (Alemania), estaba obsesionado con las masacres.

Así lo detallaron los investigadores que se encargaron de esclarecer por qué Ali David Sonboly asesinó a nueve personas, dejó heridas a otras 16 y luego se suicidó.

Lea también: Tiroteo en Alemania deja al menos nueve personas muertas

Por ahora se descarta que el joven tuviera algún vínculo con grupos extremistas como el Estado Islámico. Los reportes le apuntan a que varios hechos inspiraron el actuar de Sonboly. Entre sus pertenencias, por ejemplo, hallaron el libro titulado ‘Rampage in Head: Why Students Kill’ (‘Destrucción en mi cabeza: Por qué matan los estudiantes’.

“Partimos del principio de que se trata de un acto clásico de un desequilibrado”, dijo un miembro de la Fiscalía.

Además le puede interesar: (Video) En Turquía dos tanques de guerra pasaron encima de un hombre

Natal de esa ciudad alemana, sus conocidos lo describieron como un adolescente reservado y tímido, con quien nunca sostuvieron un diálogo. Sus encuentros con sus vecinos no iban más allá de un “hola”.

“Estaba obsesionado con tiroteos destructivos”, expresó Hubertus Andrae, jefe de la Policía de Múnich.

Aunque se presume que tenía problemas psicológicos y recibía tratamiento, las autoridades investigan esto. Confirmaron, de otra parte, que Sonboly no tenía antecedentes, por lo que no era sospechoso para las autoridades.

Solo una mujer tenía 45 años, las otras ocho víctimas del estudiante de padres iraníes no superaban los 20 años.

El cuerpo del atacante fue encontrado casi tres horas después, más o menos a un kilómetro de la escena de los crímenes.

¿Una trampa en Facebook?

Al parecer, todo el ataque estaba planeado. La Policía encontró que el joven usó una cuenta falsa de Facebook, en la que bajo el nombre de una mujer invitaba al centro comercial a sus posibles víctimas.

Esta matanza se produjo cuatro días después de que un afgano de 17 años atacara con un hacha a varias personas en el tren regional de Baviera.