Así es la estadía de Rafael Uribe en la cárcel

Así es la estadía de Rafael Uribe en la cárcel

11 de diciembre del 2016

Hace unos días el Inpec trasladó a Rafael Uribe Noguera, señalado de torturar, violar y asesinar a la pequeña Yuliana Samboní, de los calabozos de los juzgados de Paloquemao a la cárcel La Picota. En un principio la intención de las autoridades era llevarlo a La Modelo, pero pensando en la seguridad del recluso, su ubicación fue cambiada a última hora.

Lea también: Madre de Yuliana Samboní habla tras la muerte de su hija

Era necesario, luego de que la indignación por el caso creciera de manera alarmante, al punto de que estuvo a punto de ser linchado, de no ser por los más de 60 policías que se encargaron de su traslado al ser dado de alta en la Clínica Navarra.

Además: El celador: ¿Sabía demasiado o tenía algo que ocultar?

Para la estancia de Uribe Noguera en La Picota fueron tomadas la mayores medidas de seguridad, como si se tratara de un recluso de alta peligrosidad, según informó Caracol Radio.

En primer lugar, su celda, ubicada en la Unidad de Medidas Especiales del centro reclusorio. En ella estaban cinco reclusos, los cuales fueron trasladados a otras partes de la cárcel con el fin de que el presunto asesino de Yuliana estuviera totalmente solo, sin compartir con ningún prisionero que pudiera, de una u otra forma, atentar contra su vida.

La celda es un lugar apartado, cuya ubicación dentro del edificio es totalmente secreta, incluso para los funcionarios del centro. Solamente las directivas y un dragoneante de confianza, que permanece con él las 24 horas del día, conocen la forma de llegar hasta allí. Se trata de un espacio estrecho, húmedo y oscuro, con tan solo una muy pequeña ventana como fuente de luz.

Se le permite tener una hora de sol en el patio de la cárcel. Sin embargo, en ese tiempo no puede tener contacto con los demás presos, para lo cual se tienen medidas necesarias para que sea Uribe Noguera el único que esté fuera.

Otro factor con el que se resguarda su vida es mediante la comida. Toda la comida de Rafael Uribe es preparada por cocineros de confianza de la directiva, quienes cocinan solo para él. Los alimentos son probados antes dárselos para garantizar que no estén envenenados.

También se le prohibió cualquier tipo de visita y contacto con el mundo exterior. No puede ver televisión ni usar algún teléfono celular para hablar con sus familiares.