India realizó un ataque aéreo en Pakistán

26 de febrero del 2019

Pakistán afirmó que responderá a la violación del territorio.

bombardeo

Aviones de la Fuerza Aérea India (FAI) lanzaron en la mañana de este 26 de febrero un ataque contra una supuesta base terrorista cerca de la Línea de Control que separa al país del vecino Pakistán en el disputado valle de Cachemira.

Fuentes de la Fuerza Aérea citadas por el canal Zee News dicen que en el ataque se implicaron 12 aviones de combate Mirage que lanzaron bombas guiadas por láser, de 1.000 kilos cada una, sobre los “campamentos terroristas”.

Los campamentos y los centros de mando del grupo Jaish-e-Mohammad (JeM) en Balakot, Chakoti y Muzaffarabad fueron completamente destruidos en la operación, supuestamente autorizada por el primer ministro de la India, Narendra Modi, en respuesta al reciente ataque terrorista en Pulwama.

Fuentes citadas por la agencia ANI dicen que uno de los objetivos destruidos se encontraba en la provincia de Jáiber Pastunjua, en el noroeste de Pakistán.

Esta mañana, Modi convocó una reunión de su gabinete de seguridad en la que participan el ministro de Finanzas, Arun Jaitley, la titular de Asuntos Exteriores, Sushma Swaraj, el ministro del Interior, Rajnath Singh, y la de Defensa, Nirmala Sitharaman.

Según la agencia ANI, la Fuerza Aérea de la India puso en alerta máxima todos los sistemas de defensa aérea a lo largo de la frontera internacional y la Línea de Control para responder a cualquier posible acción de la Fuerza Aérea de Pakistán.

Por su parte, Pakistán advirtió este martes que se reserva el derecho de responder a la violación de la Línea de Control en Cachemira por parte de la India en el momento y el lugar que estime convenientes.

“La India ha cometido actos de agresión a los que Pakistán responderá en el momento y en el lugar de su elección”, cita el diario Dawn una declaración emitida tras una reunión del primer ministro Imran Khan con los titulares de Exteriores y Defensa, Shah Mahmood Qureshi y Pervez Khattak, y el jefe del Ejército pakistaní, Qamar Javed Bajwa.

Los participantes del encuentro rechazaron en términos enérgicos el comunicado del Ministerio de Exteriores indio, de que el ataque fue dirigido a una supuesta base terrorista cerca de Balakot y que provocó un gran número de bajas.

Para Islamabad, la nación vecina lanzó “una acción para consumo doméstico en un entorno electoral, poniendo en grave riesgo la paz y la estabilidad regionales”. “El área declarada del ataque está abierta para que el mundo vea los hechos sobre el terreno”, dice el comunicado.

En la mañana, el portavoz de las Fuerzas Armadas de Pakistán, Asif Ghafoor, publicó en Twitter que aviones de la India invadieron el sector de Muzafarabad, cerca de la Línea de Control, pero “al enfrentarse con una respuesta oportuna y efectiva de la Fuerza Aérea de Pakistán, huyeron lanzando a toda prisa su carga que cayó cerca de Balakot sin causar víctimas ni daños”.

De confirmarse los reportes iniciales, será la primera vez que la Fuerza Aérea India haya realizado una incursión en el espacio aéreo controlado por Pakistán desde la guerra indo-pakistaní de 1971, señala el diario The Indian Express. Durante el llamado conflicto de Kargil, en 1999, el gobierno indio restringió el uso de la FAI al espacio sobre la zona india cerca de la Línea de Control.

Según Nueva Delhi, fue una acción “absolutamente necesaria” porque había datos fiables de que Jaish-e-Mohammed, tras haber reivindicado el ataque del 14 de febrero contra un convoy policial en la Cachemira india, con un saldo de más de 40 muertos y decenas de heridos, iba a intentar nuevos atentados suicidas en varias partes de la India.

La tensa relación entre Islambad y Nueva Delhi se crispó aún más a raíz del reciente ataque terrorista en Pulwama.

La India acusa a Pakistán de estar detrás del grupo terrorista Jaish-e-Mohammed (JeM) que reivindicó el atentado suicida del 14 de febrero contra un convoy policial indio cerca de Srinagar, con más de 40 muertos y decenas de heridos.

Después del ataque, la India advirtió que buscará el aislamiento internacional de Pakistán y canceló la cláusula comercial de nación más favorecida que tenía establecida con su vecino del norte.

El Ministerio de Exteriores pakistaní rechazó en términos enérgicos las insinuaciones que buscan vincular el atentado a Pakistán sin una investigación.

El canciller pakistaní, Shah Mahmood Qureshi, pidió en una carta al secretario general de la ONU, António Guterres, intervenir para calmar las tensiones, pedirle a la India que se abstenga de agudizar la situación y que entable un diálogo con Pakistán y los cachemires.

En Jammu y Cachemira, el único estado indio en el que los musulmanes representan mayoría, operan grupos separatistas que abogan por la independencia o la unión con Pakistán, entre ellos Jaish-e-Mohammed.

Nueva Delhi acusa a Islamabad de patrocinar estas milicias, pero los pakistaníes niegan su implicación en los ataques.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO