Con violencia Eln responde a llamados de paz del gobierno

Con violencia Eln responde a llamados de paz del gobierno

15 de febrero del 2016

Desde que el Eln anunció un paro armado de tres días, el grupo guerrillero ha perpetrado tres ataques. Chocó, Norte de Santander, César y Bolívar han sido los departamentos que han sido golpeados por las acciones armadas de ese grupo armado ilegal.

El domingo, un bus de servicio público de la empresa Rápido Ochoa, que cubría la ruta Medellín – Quibdó, fue quemado hacia las 10:15 de la mañana en el sector La X, corregimiento de Tutunendo, departamento del Chocó.

Lea también: El homenaje a Camilo Torres que genera terror

Un día antes, guerrilleros del Eln dejaron sin fluido eléctrico a los municipios Aguachica y  Gamarra, en el Cesar; y Morales, en Bolívar.

Los insurgentes detonaron un artefacto explosivo que afectó una torre de energía de la región. “Se escucharon dos explosiones fuertes en cercanías del municipio de Aguachica. Verificando la situación, se ubica que fue producto de una tentado del Eln que voló la torre de la número 86”, dijo el general Helder Giraldo, comandante de la Quinta Brigada del Ejército.

Además. Diez atrocidades por las que las Farc no pueden negar ser victimarios

En este mismo atentado, las acciones guerrilleras afectaron la infraestructura víal. De acuerdo con el oficial, un artefacto explosivo que fue instalado en una alcantarilla en el sector La Floresta, jurisdicción de Pailitas, afectó el pavimento y generó traumatismos en la carretera que comunica a los municipios de Pelaya y Pailitas. Autoridades informaron que se ofrecen $100 millones por información que conduzca a los responsables de los ataques del Eln en el Cesar.

El tercer ataque de la guerrilla se registró en el departamento de Norte de Santander. Allí, los ataques guerrilleros dejaron un policía muerto y otro herido.

Según informa la fuerza pública,  integrantes del Eln llegaron al corregimiento de Otare y dispararon contra dos policías que se encontraban almorzando fuera de la estación de Policía. Según relató un testigo, integrantes del Eln llegaron en una camioneta de color vino.

El diario La Opinión de Cúcuta señala que: “Cuatro personas llegaron en una camioneta roja que habría sido hurtada a un comerciante de la zona. Se conoció que fueron tres hombres y una mujer los encargados del ataque a los uniformados”.

El medio local indica que: “En el atentado resultaron heridos los civiles Liney Bibiana Molina Navarro, de 33 años, y su padre Jairo Molina. Al parecer, también hay un uniformado herido, identificado como José Ortega, de 33 años, y uno muerto. Los atacantes huyeron dejando la camioneta abandonada”.

Mientras tanto, autoridades investigan si el grupo guerrillero también es el responsable de un ataque en el municipio de Valdivia, en el norte de Antioquia. Allí, hombres armados atacaron el escuadrón militar. Al parecer, el ataque fue perpetrado por hombres del bloque Héroes de Tarazá del Eln.

Luego de que el grupo guerrillero anunciara el inicio del paro armado, el presidente, Juan Manuel Santos  advirtió que es una estrategia de esa guerrilla en un “intento para llegar con más fuerza a negociar”.

“Se equivocan sí creen que así van a tener más poder o sí van a llegar con más fuerza, es todo lo contrario porque lo que hacen son muestras de debilidad, son actos aislados, terroristas, lo que pretenden hacer ahora con el paro armado es una acción contra la población civil”, puntualizó el presidente.

Santos afirmó que el paro armado “rompe con todos los cánones del Derecho Internacional Humanitario y de hacer la guerra como se debe hacer. La fuerza pública está totalmente preparada para este supuesto paro armado. Saben muy bien qué hacer”, dijo el mandatario durante una visita a la Séptima División del Ejército en Medellín.

El fin de semana hubo tensión en el municipio del Carmen de Chucurí, en el departamento de Santnader, sitio en el que hace 50 años fue abatido el cura guerrillero, Camilo Torres, símbolo ideológico del Eln. Un homenaje en su nombre mantuvieron la alerta prendida.

Los pobladores del municipio en el que murió Torres, temen que por cuenta de ese homenaje, se registren hechos de violencia.