Esta es la ruta de atención a las mujeres en Bogotá

8 de marzo del 2019

Entrevista con la secretaria de la Mujer, Ángela Beatriz Anzola de Toro.

Esta es la ruta de atención a las mujeres en Bogotá

foto: transformative-mobility.org

Ángela Beatriz Anzola de Toro se pasea por el Concejo de Bogotá como una mujer empoderada, que demuestra ser la mejor candidata para ser la actual secretaria de la Mujer de la capital.

A la administración llegó por sus estudios en Política y Filosofía de la Universidad de York, en el Reino Unido, y el magíster en Políticas Públicas de la Universidad de Oxford. Entró al gabinete Distrital como alta Consejera de Víctimas, allí, luego del trabajo con mujeres víctimas del conflicto se enamoró de la Secretaría y pidió comandarla.

Anzola tiene una amplia experiencia, trabajó junto al ex alto comisionado para la Paz, Frank Pearl, en las negociaciones que llevaron a la firma del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y las Farc, además fue asesora del Ministerio de Educación Nacional. Hoy, desde la cabeza de la entidad que busca empoderar a las mujeres e informarlas de sus derechos, asegura que se debe acabar con todo tipo de violencia contra la mujer en Bogotá y en el país.

Esto fue lo que le dijo a Kienyke.com:

¿Qué es la Línea Púrpura?

“La Línea Púrpura (01-8000-112-137) es un número telefónico gratuito que atiende las 24 horas del día, los 7 días a la semana; allí podemos orientar a las mujeres sobre cómo se pone una denuncia por maltrato, prestamos asistencia psicológica y jurídica a quienes la necesitan”.

¿Cuándo se deben comunicar las mujeres?

“Yo invitaría a las mujeres a que no esperen a que la situación pase de castaño a oscuro, sino que actuemos a la mayor celeridad posible. Lo típico que sucede, y no es para juzgar a nadie porque es entendible, es que los agresores suelen ser muy hábiles manipulando los sentimientos; entonces se da un ciclo en el que, primero, se da la agresión, luego hay arrepentimiento por parte del agresor, luego vienen las promesas de que el hecho no va a volver a ocurrir y normalmente, de nuevo, se vuelve a caer en una agresión más grave que la anterior. Lo importante es no volver a caer en este ciclo”.

¿Qué servicios presta la Línea Púrpura?

“Una mujer que se comunica a la línea púrpura puede hablar con una abogada que le indica cómo adelantar una denuncia. No a todas las mujeres se les dicta una medida de protección como la Casa Refugio, esta medida es para las que puedan tener su vida en peligro. Otras medidas que puede dictar la Comisaría de Familia, luego de poner el denuncio, puede ser una orden de caución para que el personaje no se vuelva a acercar a la mujer o una orden de desalojo para su pareja. Muchas mujeres dicen: ‘yo vivo con él y no hay nada que hacer’, no, lo que se puede hacer es poner una orden de desalojo al tipo incluso si el inmueble no está a nombre de la afectada”.

¿En caso de una agresión qué debe hacer la afectada?

“La afectada debe comunicarse inmediatamente con la Policía al 123 o al 155 para que las autoridades reaccionen y la pongan a salvo. Después se puede comunicar con nosotros a la Línea Púrpura donde nosotros la asesoraremos sobre el procedimiento a seguir para evitar una nueva agresión”.

Casas Refugio

¿Cómo funcionan las Casas Refugio?

“Tenemos cinco Casas Refugio en la ciudad de Bogotá y están listas para acoger a aquellas mujeres que son víctimas de los peores tipos de violencia, mujeres que están en riesgo inminente de feminicidio. Las mujeres llegan a estas casas a través de una medida de protección emitida por un juez o por una autoridad competente como una comisaría de familia. Es importante que la mujer se aproxime a una comisaría de familia realice su denuncia, si tiene dudas como hacerlo nosotras a través de la línea púrpura podemos asesorarla sobre cómo se pone la denuncia”.

¿Cómo funcionan las casas refugio?

“Son cuatro casas refugio que funcionan de acuerdo a la Ley 1257, hay una casa que opera bajo una normativa diferente, la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras. En todos estos espacios las mujeres pueden ir con sus hijos o con sus hijas, es decir, puede llevar sus dependientes con ella”.

¿Cómo funciona la casa refugio que opera con la Ley de Víctimas?

“Si una mujer es víctima del conflicto y sufrió violencia sexual o de género en el marco de la confrontación, también puede llegar a nosotras. Es necesario que se acerque a un centro local de atención a víctimas y ahí se le da trámite para que llegue a una casa refugio”.

¿Cuántas mujeres han atendido?

“Nuestro objetivo es que ninguna mujer salga de su hogar por violencia, durante el 2018 llegamos a atender a más de 2400 personas, es decir, las mujeres con sus hijos hijas o dependientes”.

Representación Jurídica

¿Cómo funciona la representación jurídica?

“Representación jurídica implica que la mujer nos entregue un poder para llevar su caso ante los estrados judiciales. Primero atendemos y orientamos a la mujer y, a partir de una lectura de la necesidad, decidimos si llevamos ese caso. Luego llevamos el proceso a un comité de enlace en dónde se decide qué abogadas van a llevar la causa y ahí se inicia un tema de representación en los juzgados”.

¿Con cuántas abogadas cuenta la Secretaría de la Mujer?

“En el equipo de justicia de género tenemos 80 mujeres que están dispuestas para la ciudadanía, ellas tienen un grupo de litigio estratégico, más pequeño, que está ubicado en todas las instalaciones de la Fiscalía y en las Casas de Justicia del Distrito”.

¿Los juzgados de familia han sido efectivos castigando la violencia contra la mujer?

“Hay avances y lo reconocemos, hemos logrado condenas ejemplarizantes de prisión. Por ejemplo, una a 19 años por tentativa de feminicidio. Estas son condenas que no se veían antes y eso es porque la rama judicial es más consiente de estas situaciones; también se ha avanzado en el marco legal desde la Ley Rosa Elvira Cely, pero es importante reconocer que aún hay trabajo por hacer”.

Casas de Igualdad

¿Cómo funcionan las Casas de Igualdad de Oportunidades para la Mujer?

“Tenemos una casa de estas por cada una de las 20 localidades y tenemos una casa en Sumapaz que es itinerante, básicamente por las realidades de ese territorio, allí las distancias son tan grandes que una persona que vive en La Unión no podría llegar a Betania, entonces lo que hacemos es atender en distintos corregimientos diferentes días de la semana. En estas casas hay psicólogas, trabajadoras sociales, abogadas quienes nos dedicamos a procesos de empoderamiento a través de diversas actividades como manualidades, tejer, cocer, hacer mándalas, hacer artesanías, actividades de danza, arte o un cursos políticos. Cualquiera que sea la actividad a lo que llegamos es que las mujeres entiendan cuáles son los ocho derechos priorizados en la ciudad de Bogotá”.

¿Cuáles son esos derechos?

Los derechos principales a la vida, a la salud, educación, hábitat y vivienda digna, paz, participación política, vida libre de violencia y cultura libre de sexismo. Estos derechos se refuerzan en las Casas de Igualdad. Por ejemplo, puede ser un taller de danza pero allí hablamos de cuidado del cuerpo, cómo nuestros cuerpos son sagrados y nadie puede ultrajarlos. Hay muchas mujeres que sufren agresión psicológica, el agresor le dice que es fea, que es gorda, que su cuerpo no es como el de otras que no vale nada y ese desprecio es muy dañino. Nosotros recibimos mujeres con las cuales hacemos un trabajo muy de fondo para que vuelvan a adquirir la autoestima y sean seres humanos sanos mental y emocionalmente”.

¿A cuántas mujeres han atendido las Casas de Igualdad de Oportunidades?

“Un dato importante es que durante el 2018 logramos vincular a través de las actividades de empoderamiento a más de 45.000 mujeres. En términos de asesorías psicosociales casi 11.000 y es asesorías legales 9.245”.

Masculinidades alternativas

¿Cómo funcionan los talleres de masculinidades alternativas?

“Venimos trabajando el tema de las nuevas masculinidades, eso tiene un nombre sofisticado pero hay personas que me preguntan si se trata de hombres gay y yo les digo que no, estamos hablando de la construcción de qué es ser un hombre y esos estereotipos que se generan alrededor de la masculinidad. Muchas veces la gente piensa que el hombre debe ser fuerte, debe ser arriesgado, el que se mete en una pelea porque le miraron a la novia o el que más riesgos toma, pero ese no es el hombre que queremos”.

¿Entonces qué es una nueva masculinidad?

“La masculinidad alternativa es lo que queremos comunicar, estamos buscando impactar a más personas cada día, hasta el momento hemos alcanzado a 6.500 a través de 200 talleres y ahí la idea es un poco decirle a los hombres: usted no tiene que ser así. La masculinidad tóxica tiene una cantidad de consecuencias indeseables para los hombres, porque les han dicho: ‘usted no puede llorar, usted tiene que ser macho y quedarse callado’, y por eso encontramos hombres que están muy solos y no tienen con quien hablar. Si uno mira la tasa de suicidios en Bogotá refleja que de 10 suicidios 8 son hombres y tiene mucho que ver con que no es fácil para ellos, con esas construcciones tan rígidas de la masculinidad, decir cómo se sienten y buscar ayuda“.

¿Cuál es el objetivo específico?

“La idea es que las mujeres nos beneficiemos con hombres más sensatos, corresponsables con las tareas del hogar, que no son violentos, que pueden hablar y tramitar sus conflictos dialogando. Esto también es muy positivo para los mismos hombres por eso hemos llegado a grupos muy masculinizados: gente de la Brigada trece del Ejército, transportadores, taxistas y empresas y también a entidades en sector público. Por ejemplo hicimos talleres en la Secretaría de Gobierno donde participó del secretario en adelante”.

Día internacional de la Mujer

¿Qué se espera este 8 de marzo?

“Esta es una conmemoración no una celebración, queremos hablar más de derechos que meternos en un tema como el Día del Amor y la Amistad. Uno hoy ve muchas rosas y muchos chocolates y eso es bonito, pero lo importante es que reivindicamos nuestras luchas por nuestros derechos. La fecha nace porque un día como hoy se mueren incineradas en una fábrica unas mujeres que estaban trabajando en una empresa textil; cuando las mujeres en esa época eran consideradas mano de obra barata, fácil de manejar, de subyugar y explotar y a causa de esto mueren en las peores condiciones laborales”.

¿Entonces qué debemos conmemorar este día?

“Es importante recordar esta fecha evocando las luchas y acciones de muchas feministas que se activaron por nuestros derechos. Es que yo puedo decir me gano exactamente lo mismo que un secretario hombre, tengo los mismos derechos, no soy discriminada y soy consciente que en algunas cosas sí hay mucho qué hacer. Sin ponernos dramáticos a muchas de nosotras nos ha pasado que no nos invitan a los paseos de la oficina o a los ascensos porque tenemos a un niño pequeño; entonces la idea es decir: no, un momento; todavía tenemos estereotipos que no permiten que las mujeres tengamos igualdad de condiciones para competir en lo laboral”.

“La idea es que todos trabajemos para que haya equidad y que los derechos de las mujeres no sean vulnerados en ningún sentido”.

¿Qué actividades se tienen planeadas para hoy?

“Vamos a conmemorar esta fecha en la plazoleta de Lourdes y lo estamos haciendo con un eslogan muy bonito: ‘las mujeres tejemos cambios’. Escogimos esta actividad del tejido por dos razones: porque estamos hablando que las mujeres tejemos redes de solidaridad y tejemos cambios y nos apoyamos las unas a las otras para salir adelante; pero también porque hay un enfoque indígena en esta fecha.

Vamos a estar con mujeres de los 18 pueblos indígenas que viven en Bogotá desde las 9 de la mañana y hasta las 5 de la tarde y vamos a conocer qué es una mujer quichua, huitoto, embera, muisca o pijao y cómo en la diversidad, porque todas somos distintas y tenemos distintas expectativas, algo nos une. La invitación es a que vengan, nos visiten, conozcan a las mujeres indígenas y conozcan también cuáles son sus derechos como mujeres”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO