Aumentaría a 18 semanas la licencia de maternidad en Colombia

Aumentaría a 18 semanas la licencia de maternidad en Colombia

8 de diciembre del 2016

En cuarto debate en el Senado de la República fue aprobado por decisión unánime el proyecto de ley que busca aumentar a 18 semanas la licencia de maternidad en el país.

Lea también: Un proyecto de ley que apoya la ciencia, tecnología e innovación

La iniciativa, que pretende ampliar los beneficios para las madres y los niños y reconocer las ventajas de la lactancia y la seguridad alimentaria, “busca crear las condiciones adecuadas para que los padres puedan compartir el mayor tiempo posible con sus hijos durante los primeros meses de vida. Esas condiciones están dadas por el tiempo, razón por la cual, la licencia de maternidad se amplía a dieciocho (18) semanas y la del padre a quince (15) días”, pasó a sanción del Presidente de la República, Juan Manuel Santos.

Por su parte, una de las autoras de la iniciativa, Tatiana Cabello Flórez, dijo a El Espectador que está “profundamente agradecida con todos los partidos que tienen representación en el Congreso de la República, por su gran apoyo a este Proyecto de Ley. También quiero agradecer al Senador Orlando Castañeda, quien fue el ponente en este último debate. No me cabe la menor duda que la voluntad política de los congresistas fue fundamental para la aprobación de este proyecto, que es vital para el bienestar de los niños y sus mamás”.

Y reiteró además la importancia de “que las madres puedan estar más tiempo con sus hijos, para alimentarlos y cuidarlos mejor. Porque al hacerlo estamos garantizando un mejor futuro para los infantes. Las cifras lo dicen todo: los bebés que no son amamantados tienen 14 veces más probabilidades de morir, que aquellos que se alimentan con leche materna. En efecto, gracias a este Proyecto de Ley, ahora todas las mamás podrán amamantar y acompañar a sus pequeños por cuatro meses y medio. Es decir, las madres tenemos un mes más con nuestros hijos”.

El ministro de Salud, argumentó que aunque apoya la medida, “esta decisión requiere fuentes que la hagan sostenible en el tiempo. No veo coherente que, por un lado se promueva el aumento de los gastos y, por el otro, exista tanta incertidumbre sobre las nuevas fuentes de financiación”, al referirse con preocupación al impacto económico que generará la iniciativa.