A paso lento se avanza en la autopista Medellín – Bogotá

A paso lento se avanza en la autopista Medellín – Bogotá

17 de enero del 2017

La fila de vehículos que esperan para pasar por la autopista Medellín – Bogotá, a la altura de Copacabana, parece interminable. Todos aguardan su turno para cruzar por el terraplén, en el kilómetro 14 + 350, con el que la concesionaria Devimed cuñó el talud de tierra y dio vía en el tramo que se encontraba cerrado por un derrumbe desde el pasado 28 de diciembre.

En un comunicado, divulgado en su cuenta de Twitter, la empresa explica que habilitó un carril para el tránsito de los automotores pero con algunas restricciones.

En el sentido Bogotá – Medellín es permitida la circulación de vehículos livianos, buses y carga pesada, mientras en el sentido Medellín – Bogotá solo está autorizado el paso de carros livianos y buses. El tránsito de bicicletas y de motos por el sector está prohibido.

Devimed recalca que la vía sigue bajo constante monitoreo por medio de radares instalados en la zona. En el momento hay alerta naranja.

Detalles sobre los trabajos

Luego de retirar más de 64.000 metros cúbicos de tierra, el ingeniero Germán Vélez, gerente de Devimed, informó que para acelerar la apertura de la vía se trabajó en un lleno sobre la carretera, con la misma tierra del derrumbe, para que sirviera de contrapeso y contuviera el movimiento del talud.

En la tarde del 16 de enero, la concesionaria avanzó en las labores de llenado y aplanamiento del terreno para proceder con una especie de fresado sobre la zona que permitió ponerla de nuevo en funcionamiento.

Video del terraplén

Las labores para reabrir la autopista incluyeron la explosión de varias rocas, algunas de más de 4 pisos de alto, que cayeron durante el fin de semana.

Por los 20 días que estuvo cerrada, las pérdidas se calculan en 8.500 millones de pesos. Entre 16.000 y 24.000 vehículos dejaron de circular a diario por la zona.