El mundo se mueve para ayudar a víctimas de ‘Irma’

El mundo se mueve para ayudar a víctimas de ‘Irma’

13 de Septiembre del 2017

Rusia ofreció ayuda a EEUU, Cuba y Francia, para superar las consecuencias del devastador huracán Irma, comunicó este miércoles el ministro de Emergencias ruso, Vladímir Puchkov.

“Ofrecimos un paquete de asistencia a EEUU, Francia y Cuba de conformidad con los procedimientos establecidos y en el marco de los acuerdos bilaterales intergubernamentales”, dijo Puchkov a la pregunta de si Rusia planea ofrecer ayuda a EEUU.

La semana pasada Puchkov comunicó que Rusia había ofrecido su asistencia a Cuba y a Francia, cuyos territorios de ultramar en el Caribe resultaron los más afectados por el ciclón.

El huracán Irma, considerado el más potente en el Atlántico en por lo menos la última década, dejó unos 40 muertos a su paso por el Caribe y Estados Unidos y provocó grandes destrucciones hasta debilitarse el lunes y bajar a categoría 1, la más baja en la escala de vientos Saffir-Simpson.

La mayoría de las víctimas fallecieron en el Caribe, mientras que al menos otras 10 personas murieron en los estados de Florida, Carolina del Sur y Georgia, en el sur de EEUU.

Al azotar las comunidades francesas de ultramar de San Bartolomé y de San Martín, el ciclón provocó allí la muerte de 11 personas, informó el martes el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

Uno de los huracanes más fuerte de la historia

“Según datos actualizados, hay 11 víctimas mortales y varios heridos y desaparecidos”, dijo Macron en rueda de prensa transmitida por el canal de televisión BFMTV.

Por otro lado, en Cuba al menos 10 personas fallecieron debido al paso del ciclón, señalaron el pasado lunes autoridades de la isla caribeña.

“Después del paso del peligroso huracán Irma por el territorio nacional se han reportado hasta el momento la lamentable pérdida de 10 vidas humanas, en los territorios de La Habana, Matanzas, Camagüey y Ciego de Ávila”, informó el Estado Mayor Nacional de Defensa Civil en un comunicado.

Cerca de un millón de cubanos debieron refugiarse en centros de evacuación y con la indicación de no regresar a sus viviendas hasta tanto se certifique su seguridad.

Otras tres muertes se registraron en Puerto Rico, mientras que en Haití murió al menos una persona.

El huracán también destruyó completa o parcialmente casi todos los hospitales y centros médicos en la región del Caribe, declaró el martes el portavoz de la Organización Mundial de la Salud, Tarik Jasarevic.

“Muchos hospitales y centros de salud fueron total o parcialmente destruidos en las islas, el hospital en Barbuda ya no existe, los servicios médicos no están disponibles en la isla de San Martín, volvieron a funcionar las hospitales en San Bartolomé, en otras islas los hospitales están parcialmente destruidos”, dijo.

La tormenta se mueve ahora hacia el noroeste a unos 24 kilómetros por hora, acompañada de fuertes lluvias en el sureste de EEUU.

Los niveles de agua van disminuyendo de forma gradual a lo largo de la costa sureste y la costa oeste de Florida, pero es probable que las marejadas ciclónicas causen resacas y corrientes peligrosas para la vida, informó el martes el Centro Nacional de Huracanes de EEUU. 

Con información de Sputnik