Balance positivo en Medellín al cierre de la temporada de lluvias

Foto: @DAGRDMedellin

Balance positivo en Medellín al cierre de la temporada de lluvias

12 de junio del 2017

Con la atención de 1.651 inspecciones y unas 2.000 familias afectadas, el cierre de la temporada de lluvias en Medellín tiene un balance positivo según el director del Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo de Desastres, Camilo Zapata.

“Hemos tenido una temporada de lluvias, la primera del año, que está dentro de los promedios. Marzo tuvo un promedio de precipitación muy alto, pero abril y mayo están por debajo de los históricos”, dijo el funcionario.

Las inspecciones generaron la evacuación de 721 viviendas, 293 de manera temporal y 428 definitivas. Las zonas más afectadas por las lluvias fueron San Javier, con 231 casos; Villa Hermosa, con 209; Manrique, con 195; y el Popular, con 182.

Además, se reportó el deterioro de 799 estructuras físicas, 797 movimientos de masa y 22 situaciones relacionadas con humedades. Dos personas murieron durante la primera temporada de lluvias del año y otras cuatro quedaron lesionadas.

Para el director del DAGRD, “la ciudad, de manera conjunta, con sus diferentes entidades y la comunidad participando, ha demostrado que puede estar preparada para la temporada de lluvias”. La próxima se espera que inicie la primera semana de agosto.

Recomendaciones para la temporada seca

Zapata la pide a los habitantes de la capitan que sigan contribuyendo con el buen comportamiento para evitar situaciones de emergencia durante la temporada seca que está entrando en junio, y que por ahora se mantiene en periodo de transición, es decir que aún se pueden presentar lluvias intensas.

“Se debe evitar arrojar basuras y escombros en las quebradas, para no disminuir su capacidad hidráulica, y evitar hacer banqueos y cortes en los taludes para prevenir posibles deslizamientos”, dijo el director del DAGRD.

Otra recomendación es reportar al 123 cualquier eventualidad para que sea atendida por el personal técnico del departamento de gestión de riesgo y el cuerpo de bomberos si se trata de una emergencia.

Los habitantes, además, deben adoptar medidas de cuidado como vigilancia de quebradas, limpieza de canoas y desagües y revisión de drenajes.