La esposa de Netanyahu metida en corrupción

21 de febrero del 2018

El primer ministro israelí se ha visto involucrado en cinco casos de corrupción hasta ahora.

La esposa de Netanyahu metida en corrupción

Medios israelíes revelan otro supuesto caso de corrupción que afectaría al primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, cuyo principal asesor supuestamente ofreció el cargo de fiscal general a una jueza -Hila Gerztel- que fue contactada en 2015 por Hefetz, a través de un amigo de la magistrada y que ella habría quedado muy impresionada por la oferta para cerrar el caso de la esposa del premier, Sara Netanyahu.

A Sara Netanyahu se le acusa de haber manejado fondos públicos para remodelar una casa de su propiedad. El caso se conoce con el nombre de Caso Residencia de PM.

El primer ministro ha negado todas las acusaciones y ha dicho que se trata de noticias falsas para involucrarlo en casos de corrupción que no son ciertos. Netanyahu calificó los recientes desarrollos relacionados con las investigaciones como “una locura” y las acusaciones por corrupción como “afirmaciones falsas”, denunciando la existencia de una “campaña de persecución” contra él y su familia.

“En primer lugar, con respecto a Bezeq, todas las decisiones en Bezeq son tomadas por comités profesionales, por profesionales, bajo estricta supervisión legal. Aquí no hay el Salvaje Oeste. Aquí no hay decisiones privadas. Todas las decisiones son transparentes y controladas”, sostuvo.

“La afirmación de que actué a favor de Bezeq a expensas de consideraciones prácticas es simplemente infundada”, aseguró Netanyahu, que es sospechoso de fraude, soborno y abuso de confianza en relación a dos casos previos por los que podría ser imputado.

Una declaración de la policía difundida este martes confirma la existencia de este nuevo intento de soborno en el que está involucrado Netanyahu, aunque no se publicaron los nombres de las personas. Su esposa tiene una investigación abierta sobre delitos por fraude y abuso de fondos con gastos excesivos de comidas y cáterin en la residencia oficial del primer ministro.

Por su parte, Hefetz, que está detenido desde el lunes mientras la policía investiga, niega cualquier implicación en el nuevo caso.

En el “Caso 1000”, el primer ministro es sospechoso de aceptar generosos obsequios de ricos benefactores a cambio de promover sus intereses; y en el “Caso 2000”, Netanyahu es señalado por intento de llegar a un acuerdo de cobertura con el diario israelí Yedioth Ahronoth.

“Ya no es posible ignorar el viaje orquestado. Cuando el aire se desinfla desde los casos 1000 y 2000, cuando resulta que en el caso 3000 no había nada en lo absoluto, se producen nuevos casos. Hacen un nuevo caso cada dos horas”, dijo el jefe del gobierno israelí.

Tras afirmar que para él es importante que los ciudadanos de Israel conozcan “esta verdad”, Netanyahu dijo que confía en los israelíes y en el sistema judicial y aseguró “pueden contar conmigo. Continúo liderando el Estado de Israel de manera responsable y con discreción”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO