Bolivia mantiene prohibición de ropa usada en las calles

23 de julio del 2019

Procede principalmente de Estados Unidos y China.

Bolivia mantiene prohibición de ropa usada en las calles

Foto: Pxhere - Foto referencial

El Gobierno de Bolivia aseguró este martes que no legalizará el comercio interno de ropa usada importada, pese a una nueva ola de protestas lanzada por los comerciantes informales dedicados a ese negocio arraigado en el país.

“No vamos a matar la industria nacional, el Gobierno tiene la firme decisión de defender lo nuestro, defender a la industria nacional que está siendo afectada por el negocio de ropa usada”, dijo a medios estatales la ministra de Desarrollo Productivo, Nélida Sifuentes.

Las asociaciones de vendedores de ropa usada iniciaron el lunes protestas contra la prohibición de los mercados callejeros de prendas de segunda mano importadas, que se han convertido en característicos de muchas calles y plazas de las ciudades bolivianas.

“Ya dijimos y reiteramos: tenemos que terminar con la actitud de pensar que es más fácil traer lo de afuera y no producir aquí, porque a la larga esto es perjudicial para el desarrollo nacional”, afirmó la ministra.

El comercio de ropa usada que procede principalmente de Estados Unidos y China, según medios locales, se asentó en Bolivia en de 1980.

Foto: Pxhere – Foto referencial

El presidente Evo Morales lo prohibió totalmente mediante un decreto emitido apenas cinco meses después de llegar al poder en 2006, pero la actividad no se detuvo y, por el contrario, parece haberse extendido.

El vicepresidente de la Comisión Nacional de Prendería a Medio Uso, Giovanny Illanes, dijo este martes a reporteros que las protestas iniciadas el lunes serán “radicalizadas progresivamente, con bloqueos y otras medidas”.

“Somos más de 200.000 personas que tenemos al negocio de prendería usada como única fuente de ingresos y que vemos afectada nuestra actividad por los crecientes decomisos de mercadería que hace el Gobierno”, afirmó.

Señaló, sin dar cifras, que el comercio de ropa usada tiene “gran impacto económico, especialmente en los sectores de menores ingresos”.

Cálculos de organizaciones empresariales indican que la comercialización anual de hasta 10.000 toneladas de ropa extranjera de segunda mano causaría un daño de al menos 100 millones de dólares a la industria boliviana.

Los decomisos de toda clase de contrabando, incluida ropa usada, se han intensificado desde 2018 cuando el Gobierno declaró la guerra a los bienes contrabandeados que ingresan desde Chile, incorporando en esa tarea a militares que han reportado la captura diaria de hasta cinco camiones cargados de mercadería ilegal en lo que va del año.

“Estamos quedándonos casi sin mercadería y esto puede ser un problema social muy grave”, advirtió Illanes.

La ministra Sifuentes replicó que la movilización de los comerciantes de prendería de medio uso tendría “motivaciones políticas” y trataría de aprovechar la coyuntura de la incipiente campaña electoral.

“No vamos a cambiar la política de protección a la industria nacional por una coyuntura política”, dijo Sifuentes.

Según Illanes, los “ropavejeros” esperaban reunirse con el presidente Morales para pedirle que revea la prohibición de vender ropa usada. (Sputnik)

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO