Brasil volvió a flaquear, esta vez ante México

Brasil volvió a flaquear, esta vez ante México

17 de junio del 2014

Fortaleza fue el sitio elegido para la reivindicación de Brasil. La pobre imagen mostrada ante Croacia no convenció a nadie y en el país del equipo pentacampeón, el ‘Scratch’ debe ganar pero ante todo convencer. Los hombres de Luiz Felipe Scolari recibieron la confianza una vez más, salvo Hulk que por molestias le cedió el lugar a Ramires.

En frente un equipo mexicano que llegó con la moral en alto tras la victoria ante Camerún. Sin embargo, en los papeles no parecía el rival que le causara problemas al gran candidato. Pero los mexicanos no se saben rajar y si les tocaba perder, iban a dejar el alma en el terreno.

Antes del pitazo inicial, las lágrimas de Neymar. El crack brasileño sabe que es la esperanza del pueblo, gran parte del éxito ‘verdeamarelho’ pasa por sus hombros y eso lo gratifica pero también le pone presión. Cuando el juego comenzó, el sentimiento se fue desvaneciendo ante una Brasil otra vez más confusa. El esquema mexicano anuló el tibio ataque del ‘Scratch’ que conforme pasaban los minutos desilusionó a los asistentes al estadio Castelao.

Como a ras de piso era imposible entrar, Brasil lo intentó por los aires. Dani Alves centró desde la derecha y encontró a Neymar, que no le interesó arruinar su nuevo corte de cabello en función de vencer a Guillermo Ochoa. Pero el vuelo del ‘Memo’ fue mejor y con la mano derecha salvó la acción más peligrosa de todo el primer tiempo.

Entonces el conjunto ‘Azteca’ se enteró que podía agredir y a eso salió en la segunda mitad. En los primeros diez minutos fue el que se calzó el traje de favorito y peloteó a Julio César aunque la mayoría de remates se fueran desviados. Esto enfureció a Brasil que luego de una hora de juego se dio por enterado de su rol y empezó a atacar de manera desaforada. El ingreso de Bernard y Jo fue clave.

Neymar tuvo su segundo duelo con Ochoa. Esta vez controló y le pegó de zurda pero otra vez el vencedor fue el guardameta mexicano. Lo que fue un duelo de ajedrez durante 60 minutos se convirtió en un ida y vuelta constante. Duelo de gladiadores, el cacique fue el viejo Rafael Márquez. Al ‘Káiser’ michoacano no lo pudieron pasar y México siguió demostrando su estirpe de mero macho.

El más mariachi fue Guillermo Ochoa. El ‘Memo’ hizo su propia historia en este mundial para dejar su arco en cero y de paso, dejó impotente a un Brasil que otra vez volvió a desencantar pero esta vez no tuvo la suerte de llevarse el triunfo, ni un penal polémico a favor, ni un Cristo redentor que le diera una mano. Brasil aplazó su clasificación pero aun peor, aplazó su ilusión.