Calamidad pública en Medellín por posible colapso de edificio

Calamidad pública en Medellín por posible colapso de edificio

13 de abril del 2018

La Alcaldía de Medellín, luego de una nueva sesión extraordinaria del Consejo Municipal de Gestión del Riesgo de Desastres, declaró la calamidad pública ante la posibilidad del colapso de la unidad residencial Bernavento, que viene presentando problemas severos en su estructura desde los últimos 30 días.

La calamidad fue declarada por el director del DAGRD, Camilo Zapata, quien señaló, entre otras cosas, que el Área Metropolitana le solicitó a la Universidad de los Andes realizar un estudio detallado para conocer qué será del futuro de la edificación y determinar qué decisiones tomar.

En junio de 2016, de manera voluntaria, los habitantes de la urbanización Bernavento, al occidente de Medellín, tomaron la decisión de abandonar su propiedad debido a unos problemas estructurales y a la caída de algunos fragmentos de la fachada, lo que generó zozobra en los habitantes de la unidad.

Desde la fecha se ha venido trabajando en la mejora de la estructura, pero los problemas en este momento han alcanzado los límites más peligrosos. El alcalde Federico Gutiérrez Zuluaga informó que Bernavento presentó un daño estructural en una de sus columnas y, por segunda vez, los habitantes de la unidad residencial Bernalejas y 54 adultos mayores de un hogar geriátrico aledaño tuvieron que abandonar sus hogares por un posible desplome de la estructura que presenta fallas desde 2015.

Pero, ante la segunda evacuación en menos de 15 días de los vecinos de Bernavento, Kienyke.com  dialogó con John Jairo Blandón, profesor del departamento de Ingeniería Civil de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional, quien explicó lo que está sucediendo y aclaró todos los rumores e inconformismos que han tenido los habitantes del sector que han tenido que pasar la noche lejos de sus apartamentos.

En primer lugar, aseguró que la falla se debe a problemas de cimientos, lo que ocasionó unos asentamientos en la edificación, que es lo que ha provocado las grietas en las fachadas. Todo esto, según Blandón, debido a que el edificio “tuvo un mal diseño desde el principio”.

Informó también que el problema no corresponde a que se haya construido sobre una loma, ya que en Medellín existen muchas laderas, y en varios sectores hay construcciones que no presentan esos problemas.

Explicó también que para ese tipo de terrenos en loma existen construcciones con cimentaciones profundas. La situación es que, por ejemplo, en este edificio, aunque si tiene cimentaciones profundas no pusieron las adecuadas y los ingenieros no hicieron las revisiones de la estructura considerando esa situación de ladera, es decir, se trató de hacer el proceso adecuado, pero faltó más revisión.

La Alcaldía cerró un perímetro para evitar perder vidas ante un posible desplome. @Kienyke

“El problema no es que se construya en ladera, fue que no se revisó cuál debió ser la forma idónea de la cimentación”John Jairo Blandón

Negligencia, principal error en Bernavento

No parece ser casualidad que el calculista de Space, Jorge Aristizábal, quien está condenado a cuatro años y un mes de prisión por su responsabilidad en el desplome de esa edificación, ocurrida en octubre de 2012, tenga que ver con un nuevo escándalo de la ingeniería en Medellín.

Aristizábal fue el diseñador de Bernavento, y según John Blandón: “no cumplió con la idoneidad y la rigurosidad para construir en este tipo de ladera ni tampoco con la rigurosidad para un proyecto. Es una persona que hacía las cosas muy superficiales y no se preocupaba para que las edificaciones quedaran correctamente”.

El profesor de la Nacional aseguró que las fallas de Bernavento no serían por desconocimiento de los ingenieros, sino más bien por una mala práctica por parte de los constructores, al buscar un ingeniero que les hiciera el diseño más barato. “Hay algunos ingenieros que ‘regatean’ los planos, y muchas veces entregan proyectos con poca rigurosidad para que las constructoras les entreguen los contratos”, explicó.

Ahora, pese a la alerta que existe de un posible colapso, aún no es seguro que el edificio vaya a irse al piso. Blandón aseguró que en el hipotético caso de que Bernavento caiga, no necesariamente avisará con un ruido o algo similar. Aseveró que la evacuación del edificio aledaño se presentó debido a una grietas en una de las columnas primordiales.

“El hecho de que no se escuchen traquidos no quiere decir que no se vaya a venir abajo” John Jairo Blandón

Por eso, para el ingeniero la reacción de la Alcaldía es oportuna y positiva, pese a que hayan personas que estén en contra de la medida, pues para él la evacuación se hace para salvar vidas.