Lago Poopó de Bolivia se recupera tras embestida climática

Lago Poopó de Bolivia se recupera tras embestida climática

11 de junio del 2017

El lago boliviano Poopó había perdido su caudal  en 2015, afectación causada por el Cambio Climático, sin embargo esta semana lugareños y autoridades confirmaron que comenzó a recuperar su nivel de aguas gracias a las fuertes lluvias ocurridas el pasado mes de mayo.

El lago, que colinda también con la actividad minera de la región, alcanza hasta 700 km2 con 60 cm de profundidad, menos de la mitad de su caudal habitual, sin embargo un buen incremento, según el director de la Oficina de Aguas, Cuencas y Riego de la Gobernación de Oruro, Eduardo Ortíz.

Gracias a las lluvias estacionales se ha podido retomar la pesca de una variedad de pez local llamado pejerrey que se ha vuelto a ver en algunos sectores del lago, según los lugareños.

En declaraciones a la radio local el presidente de las cooperativas pesqueras del Poopó, Juan Toruni, declaró su felicidad porque “nuevamente haya vida” en el lago. El descubrimiento de “alevines (crías de pez), juveniles y adultos” ocurrió el pasado martes, lo que provocó “una alegría grande”, señaló Toruni. Además, la gente de la región ya ha estado retomando la navegación en el lago.

El Poopó tenía hasta principios de esta década unos 2.000 km2, pero en 2015 ese caudal había perdido su nivel.

El gobernador de Oruro, Víctor Hugo Vásquez, mencionó entonces al cambio climático con sequías y la contaminación de la minería como los principales responsables del problema en el lago y por ende la actividad pesquera que se desarrollaba.

La misma Gobernación indicó que se están revisando todas las vertientes de agua que derivan en el lago para crear una iniciativa de preservación del Poopó. Con el proyecto se pretende mantener la vida acuática y todo el ecosistema que existe en el lugar.

La gobernación de Oruro ha invertido en el lago recientemente unos 14,3 millones de dólares, en mitigación y dragado del lago y afluentes de río.

Pese a esta recuperación de caudal y el posible reincremento de actividades pesqueras, el problema de sequía persiste, según las mismas autoridades de la región de Oruro, porque existe una proyección de pérdida del caudal de cinco milímetros por día.

El lago salado Poopó, ocupaba una depresión de la cordillera en Bolivia y cubría una superficie de 3000 kilómetros cuadrados, sin embargo, la naturaleza superficial del lago, que poseía una profundidad media de solo 3 metros, unida al entorno árido montañoso, provocaban que fuese muy sensible a las fluctuaciones en el clima.