Persisten diferencias por el espacio público de Cartagena

Persisten diferencias por el espacio público de Cartagena

13 de junio del 2019

La Secretaría de Planeación y los comerciantes de la Cartagena siguen enfrentados por el espacio público. La instancia de gobierno presentó, el 7 de junio, los análisis de resultados de las solicitudes realizadas por los particulares para arrendar zonas públicas de la ciudad con el fin de montar su negocio.

Para la asignación de estos recursos las personas interesadas debieron enviar sus solicitudes de arrendamiento el 24 de diciembre de 2018. La Secretaría tenía la tarea de evaluarlas, estudiar su viabilidad.

Hasta el 10 de enero se recibieron estas propuestas y diez días después la entidad le solicitó a los comerciantes revisarlas porque la documentación estaba incompleta.

Luego de este proceso de verificación, la Secretaría realizó visitas a los locales que solicitaron el arriendo para corroborar que la información declarada y la cantidad de espacio solicitada sí coincidían. A partir de allí, se socializaron esos resultados y se expidieron los actos administrativos para los arriendos.

Lea más: “Nos faltó tiempo para ejecutar”: Pedrito Pereira

Desde el Decreto 0356 del 2015, el espacio público pone las condiciones para otorgar las zonas de no más de 140 metros cuadrados que pueden ser explotadas con fines económicos. Además, establece la fórmula con la que se calcula el pago de la renta, donde cada metro cuadrado de espacio autorizado se multiplica por el 15 por ciento de un salario mínimo.

Dentro de este decreto se establece también cuántas mesas pueden ocupar el espacio autorizado para explotación económica. Y, de acuerdo a esta medida y a los estudios técnicos de la Secretaría, es que se revisa la viabilidad del arrendamiento del espacio para el solicitante.

Sin embargo, en la última entrega de estos contratos de arrendamiento, varios comerciantes reaccionaron con rechazo ante el espacio concedido por la Secretaría. Por ejemplo, una comerciante afrodescendiente exigía tener autorización para más mesas por su condición étnica.

Según la Alcaldía de Cartagena, esto no fue posible debido a los estudios previos que se habían realizado. El 3 de junio habían socializado los resultados de los análisis, con la participación de los solicitantes, la Procuraduría y la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco).

Durante este encuentro los comerciantes podían intervenir, “sin embargo no nos presentaron observaciones, soportados en temas técnicos”, agregó la vocería de la Alcaldía.

Sólo en el 2018, el Distrito recibió $1.500.000.000 de pesos por uso y explotación del espacio público. Todos se dirigen a un encargo fiduciario de la Alcaldía de Cartagena, para que sean destinados en el cuidado y mantenimiento de estos lugares.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO