Catar rechaza la “lista negra” difundida por cuatro naciones árabes

9 de junio del 2017

Catar calificó de “infundada” este viernes la lista de 59 personas y 12 entidades que están implicadas en actividades terroristas.

Catar rechaza la “lista negra” difundida por cuatro naciones árabes

Foto: Shutterstock

Catar calificó de “infundada” este viernes la lista de 59 personas y 12 entidades que, según Arabia Saudí y sus aliados, están implicadas en actividades terroristas y reciben financiación de Doha.

El Gobierno afirmó en un comunicado que la respectiva declaración conjunta emitida por el Arabia Saudí, Bahréin, Egipto y los Emiratos Árabes Unidos “refuerza una vez más acusaciones infundadas”.

“Nuestra posición en la lucha contra el terrorismo es más fuerte que la de muchos signatarios de la declaración conjunta”, sostiene Doha.

La lista difundida por cuatro países, promotores del frente diplomático anti-Catar, incluye varias fundaciones de beneficencias cataríes y grupos chiíes que operan en Bahréin.

El pasado lunes, Arabia Saudí, Bahréin, Egipto y Emiratos Árabes Unidos anunciaron la ruptura de las relaciones diplomáticas y la suspensión de las comunicaciones terrestres, marítimas y aéreas con Catar, tras acusar a Doha de apoyar el terrorismo.

Catar fue excluido también de la coalición multinacional liderada por Riad que interviene en el conflicto de Yemen desde marzo de 2015.

El Gobierno de Catar lamentó el bloqueo diplomático al calificarlo de “injustificado”, y aseguró que todas las acusaciones carecen de fundamento.

Al aislamiento diplomático se sumaron posteriormente Libia, Yemen, Maldivas, Mauritania y Comoras; Jordania y Yibuti redujeron el nivel de sus lazos diplomáticos con Doha; Chad y Senegal llamaron a consultas a sus embajadores en Catar.

La crisis se desencadenó después de que la agencia de noticias catarí QNA publicara unas supuestas declaraciones del emir catarí Tamim bin Hamad al Thani a favor de la normalización de las relaciones con Irán.

El Ministerio de Exteriores del país afirmó más tarde que el polémico discurso era falso, obra de piratas informáticos que habían atacado el sitio web de la agencia, pero Arabia Saudí, Bahréin y Emiratos Árabes Unidos dieron poco crédito a la explicación.

Con información de Sputnik Noticias.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO