Chalecos amarillos protestan frente a la ONU

shutterstock

Chalecos amarillos protestan frente a la ONU

20 de febrero del 2019

Un grupo de miembros del movimiento de los chalecos amarillos se manifestó durante dos horas, este miércoles, frente a la sede de la Organización de Naciones Unidas en Ginebra, en particular en contra del uso de armas no letales suizas por parte de la policía francesa durante las protestas que se desarrollaron en París.

Se trata del lanzagranadas antidisturbios LBD 40/GL06 de la empresa suiza Brugger & Thomet que utiliza munición no letal incluyendo las granadas de gas lacrimógeno y balas de goma.

Los chalecos amarillos creen que precisamente este armamento, conocido como ‘Flash Ball’, provocó heridas a numerosos manifestantes en Francia.

Por su parte, la compañía suiza descartó que sus armas hubieran provocado lesiones graves a los manifestantes, al subrayar, no obstante, que el uso de munición no certificada podría aumentar el riesgo de lesiones.

Según el diario Libération al menos unas 144 personas resultaron heridas durante las protestas y se utilizaron 9.200 veces las armas no letales contra los manifestantes, durante los tres meses que se han desarrollado las movilizaciones. Cerca de 600 personas fueron detenidas durante los operativos.

Francia vive desde mediados de noviembre de 2018 una oleada de movilizaciones de los llamados ‘chalecos amarillos’. Que lograron poner en jaque al gobierno al reunir hasta 136.000 personas en diferentes partes del país y al menos unas 10.000 en solo París.

La manifestación se produce luego de que el Consejo de Estado francés autorizara las fuerzas policiales el uso de las balas de goma, solamente en los casos necesarios y con el fin de evitar nuevos actos de vandalismo que se realicen en las ciudades como parte de las protestas de los chalecos amarillos.

Los manifestantes, que visten prendas fluorescentes, protestaban en un principio contra el alza de los precios de los combustibles y los impuestos, pero luego sus reivindicaciones se extendieron a otras demandas sociales y políticas; exigen incluso la dimisión del presidente Emmanuel Macron.