Panamá teme presencia masiva de narcos colombianos

Panamá teme presencia masiva de narcos colombianos

9 de mayo del 2016

El cierre de la frontera con Colombia que este lunes ordenó el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, fue entendido como una medida “para enfrentar el paso de migrantes irregulares”. ¿Hay algo más?

En su discurso, el mandatario dio a entender que se trata de una medida para enfrentar una crisis migratoria, sin embargo, este es solo parte del problema, el temor de Panamá es más grande.

Lea también: Quiénes son los Waked, ¿los más grandes lavadores de dinero del mundo?

Antes de anunciar lo que calificó como “una difícil decisión”, Varela habló del inicio de la Operación Escudo, una estrategia militar enfocada en frenar la penetración del narcotráfico en ese país. En realidad no es una estrategia de tipo migratorio porque está lidera por la policía, el ejército y la Fuerza Aérea de Panamá. “Esta operación lucha contra una economía ilegal e informal producto del tráfico de drogas”, dijo el jefe de Estado. 

La noticia del cierre estuvo precedida por el planteamiento de situaciones que, según Varela, están en aumento.

“Somos un país de tránsito, un país amante de la paz con un pueblo noble y sano. Sin duda, los intentos para contaminar a nuestra nación siempre están”. ¿La contaminación proviene de Colombia?

El mandatario panameño dejó claro en su discurso que el cierre de la frontera obedece a un plan para “blindar” la economía panameña, salpicada, entre otras cosas, por los llamados ‘Papeles de Panamá’ y recientemente, por la inclusión en la Lista Clinton de las empresas de Abdul Mohamed Waked.

“Panamá es un país que crece, su economía crece, su pueblo avanza”.Sin duda, Varela teme que “el sistema financiero sea usado para estos ilícitos”.

Según dijo, con el cierre de de la frontera se busca proteger “al país más seguro de América, el país con la economía que más crece de la región y que pone orden en sus finanzas e inversión pública. No es fácil porque cuando se pone orden se viven momentos difíciles”.

Pese a que Panamá tiene claro que el cierre de la frontera busca “evitar el narcotráfico”, en Colombia, fue entendido solo como una medida migratoria, incluso por el mismo gobierno.

La cancillería dijo por medio de su cuenta de Twitter: “Se confirma que el paso entre Colombia y Panamá está habilitado para migrantes regulares” y “Gob. de Panamá nos informa que el cierre de frontera es solo para migrantes irregulares”. ¿Acaso no siempre ha sido así?

El mandatario panameño, luego de anunciar el cierre envió un mensaje: “Queremos un país en paz”.

“No podemos estar en capacidad de ser parte de este tráfico todo el tiempo. Daremos el trato digno que merecen, pero nos toca cerrar la frontera ante este flujo irregular”, agregó desde la base del Servicio Nacional Aeronaval (Senan).

En la alocución, Varela habló del traslado aéreo de los cerca de 4,000 migrantes cubanos que se encuentran en Panamá hacia ciudad Juárez, México, con el apoyo del Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos, como solución excepcional, limitada y, por última ocasión, para garantizar un tránsito ágil, ordenado y seguro de dichos migrantes, con observancia del respeto a sus derechos humanos.

Anunció que este martes, en el Consejo de Gabinete se tomarán decisiones importantes en la compra de nuevos equipos para aumentar la capacidad de interceptación de embarques de drogas que usan nuestras las fronteras panameñas y su paso hacia en norte del continente.

El caso se asimila al momento al que Venezuela ordenó el cierre de la frontera con Colombia.

Según dijo el presidente Nicolás Maduro, se hizo “para evitar el ingreso de paramilitares colombianos”.