Cifras de suicidio preocupan a autoridades en Antioquia

Cifras de suicidio preocupan a autoridades en Antioquia

12 de septiembre del 2017

Ante las elevadas cifras de casos de suicidio que se presentan en el departamento de Antioquia, las autoridades de la región avanzan en estrategias que frenen este fenómeno, en el marco de la semana de la prevención de suicidios.

Martha Cecilia Londoño, epidemióloga de la Secretaría Seccional de Salud y Protección Social de Antioquia llamó la atención a la población antioqueña para que se no sean indiferentes al tema del suicidio.

En Antioquia la tasa más alta de intento suicidio la presenta la región de oriente con 84.9 por cada 100.000 habitantes, seguida de la región del Norte con 75.7; en tercer lugar se encuentra la región del Valle de Aburrá con 73.8, y en cuarto lugar está la región de Suroeste con 69.5 por 100.000 habitantes.

A marzo del 2017, por las estadísticas vitales el departamentos presentó el reporte de 55 personas que se quitaron la vida. En 2016 se registraron 367 suicidios.

Con respecto al intento de suicidio, para este año se han reportado 4.227 personas concentradas en el Valle de Aburrá, Oriente y Suroeste antioqueños.

Londoño indicó que desde su despacho se cuenta con un amplio equipo de profesionales como psiquiatras y psicólogos, para brindar ayuda y acompañamiento a las personas que presenten cuadros depresivos en el Antioquia.

Estos equipo adelanta una serie de actividades con las administraciones municipales en el tema de la prevención del intento de suicidio y manejo de la conducta suicida, para evitar que se convierta en un problema de salud públicos.

“Nuestro departamento tiene las tasas más altas de suicidio e intento de suicidio en el país, situación que nos lleva a platear estrategias que nos permitan reconocer los signos y síntomas de la conducta suicida y con ello evitar que personas atenten contra su vida”, señaló Londoño.

La siquiatra Adelaida Castaño informó que en su mayoría, el intento de suicidio se da por enfermedades mentales o  por algunas enfermedades o dolencias físicas crónicas, algunas enfermedades estigmatizantes o terminales, factores de riesgo psicosociales, situaciones económicas difíciles, situaciones laborales estresantes o en el ámbito escolar el bullying o matoneo.

“Las personas con tendencia al suicidio expresan mensajes de despedida, manifiestan ser un estorbo, indican que no van a ser un problema para los más cercanos; comienzan a cancelar las deudas o a resolver los asuntos pendientes, a repartir los bienes o buscar quién pueda ocuparse de sus mascotas”, puntualizó Castaño.