“No se va a acabar con el caimán aguja”: MinAmbiente

24 de enero del 2019

La entidad explicó los alcances de la medida.

Caimán aguja

wikimedia

El levantamiento de la veda al aprovechamiento de la piel de caimán aguja desató una fuerte indignación porque permitirá la explotación de estos animales en peligro de extinción, sin embargo, el Ministerio de Ambiente aseguró que la medida no acabará con la especie.

La entidad encargada de levantar parcialmente la veda, explicó que “la medida es para iniciar un modelo de desarrollo sostenible comunitario, que está respaldado por la convención de diversidad biológica, en términos de conservación y que vamos a implementar con mucho orgullo en la Bahía de Tisbatá”, afirmó María Claudia García, viceministra de  Ambiente.

Según explicó García, la medida comprende la implementación de una explotación controlada en la bahía de Cispatá. La Corporación Autónoma Regional (CAR) definirá un plan de manejo, con fechas y tiempos para la recolección de huevos por parte de esta comunidad y cuántos podrá utilizar para comercializar su piel y cuántos deberá conservar para reemplazar los especímenes.

Ese plan no se ha definido, pero ya está trabajando en ello la CAR. Así mismo, según la viceministra de Ambiente, el aprovechamiento del animal empezará dentro de cinco años, porque de “antes de que el animal complete esa edad no vale la pena aprovecharlo”.

“El rancheo de huevos empieza una vez la corporación determine el plan de manejo, incuba los huevos y suponiendo que todo esté bien hasta dentro de 5 años no iniciaría el aprovechamiento de pieles”, aseguró la funcionaria.

Brigitte Baptiste, directora del Instituto Humbolt, también celebró el levantamiento de la veda. “Se trata de un caso excepcional y maravilloso de apoyo a una comunidad local que después de trabajar más de una década en la recuperación del caimán solicita el reconocimiento de su aporte y este se daba con un permiso con todas las de la ley”, aseguró.

Según Baptiste, las comunidades no colaboran con los planes de manejo y conservación o la ley ambiental porque no tienen retribución económica de la labor. Por eso calificó como justo que esta comunidad, luego de un proceso de 15 años de recuperación del caimán aguja, pueda volver a aprovechar sus pieles.

Sin embargo, esta especie de reptil se mantiene bajo peligro de extinción en el país. Respecto a esto la directora del Instituto Humbolt dijo que: “En este caso las poblaciones en otras regiones no han sido evaluadas recientemente. La alerta se mantiene hasta que no se garantice que toda la población, en todo su grado de distribución, esté libre de peligro. En este caso lo que se busca es evitar una sobrepoblación de una comunidad que buscó recuperarlos”.

“El caimán aguja y caimán llanero se logró una recuperación de las poblaciones y se recalsificó en grado de peligro. Más que riesgo este proyecto representa una oportunidad para implementar una medida efectiva de repoblamiento de estas poblaciones”, afirmó la viceministra.

La parcial será solo para las poblaciones de bahía de Cispatá, La Balsa y Tinajoes, cercanos al departamento de Córdoba, y la explotación del animal estará controlada por un plan de manejo que empezará a implementar el Ministerio, según explicó, para evitar la extinción del animal que se encuentra en riesgo desde los años 1980 por el uso de su piel para la confección de accesorios.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO