Condenan al exsubdirector del DAS por ‘chuzadas’ en el mandato de Uribe

26 de julio del 2016

El expresidente también sería investigado por persecución ilegal durante su Gobierno.

Condenan al exsubdirector del DAS por ‘chuzadas’ en el mandato de Uribe

En la ciudad de Bogotá, un juzgado especializado condenó al exsubdirector del DAS, José Miguel Narváez a ocho años de prisión por interceptaciones y seguimientos ilegales que se realizó a periodistas, defensores de derechos humanos y a algunas ONG.

Durante el juicio, Narváez fue hallado culpable por la creación del grupo clandestino de espionaje G-3. Los investigadoras aseguran que los integrantes de este grupo se encargaron de intimidar y acabar con la reputación de algunos sectores de la izquierda en el país.

El juez también ordenó se le compulsaran copias al expresidente Álvaro Uribe para investigar su responsabilidad en la persecución ilegal que realizó el DAS durante su Gobierno.

Lea también: Alcaldía de Neiva crea el departamento de chuzadas

“Se prueba que se asoció con funcionarios al interior del DAS para cometer delitos contra miembros de organizaciones defensoras de derechos humanos y periodistas o políticos no afines al Gobierno Nacional de turno. Asociación que trascendió del mero acuerdo, pues existe documentación suficiente para determinar que se realizaron seguimientos e interceptaciones ilegales sin orden judicial y utilización de equipos de la entidad para cumplir fines delictivos, poniendo en riesgo la seguridad pública”, es una parte del fallo de 209 páginas que leyó el abogado de víctimas Luis Guillermo Pérez. Afirmó El Espectador.

El G-3, fue un grupo ilegal que realizó operaciones entre marzo de 2003 y noviembre de 2005. Las investigaciones de la Fiscalía, arrojaron que Narváez junto con otros altos funcionarios, conformaron este grupo de 15 detectives que funcionaba en el octavo y décimo piso del edificio del DAS.

Las funciones que cumplía era la de adelantar operaciones de desprestigio. Un ejemplo de ello fue la operación Transmilenio que buscaba afectar la imagen del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo y la Comisión Colombiana de Justicia. También realizaron acciones de espionaje contra el Nobel de Paz iraní Shirin Ebadi cuando visitó al país en 2004.

Narváez podría ser investigado también por el asesinato de Jaime Garzón en 1999. Según las pruebas de la Fiscalía, fue él quien le insistió al comandante paramilitar Carlos Castaño para que quitara a Garzón del camino. Además es acusado de intimidar a la periodista Julieta Duque por haber adelantaado investigaciones contra el asesinato del humorista.

Además: Dos importantes fichas del gobierno Uribe llamadas a juicio por ‘chuzadas’

También se conoció gracias a las declaraciones de algunos paramilitares como Salvatore Mancuso, que Narváez llegó a ser muy cercano a la organización y que frecuentaba los campamentos de Carlos Castaño. En una de esas visitas, dictó una conferencia llamada “Por qué es lícito asesinar comunistas en Colombia”.

El grupo dejó de funcionar en octubre de 2005, en medio de una crisis institucional en el DAS que llevó al enfrentamiento entre el director Jorge Noguera y el subdirector José Miguel Narváez.

Aunque ya se conoce la primera sentencia, Narváez aún tiene cuentas pendientes con la justicia. Deberá ser juzgado por los homicidios del senador Manuel Cepeda en 1994 y del humorista Jaime Garzón en 1999. También deberá rendir cuentas por el secuestro de Piedad Córdoba en 1999 y el intento de homicidio de Wilson Borja.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO