Hidroituango causó afectaciones en Bolívar: Contraloría

4 de marzo del 2019

Dice que la disminución en el caudal del río produjo graves afectaciones sociales y económicas.

Hidroituango causó afectaciones en Bolívar: Contraloría

Foto: Cámara de Representantes

En los últimos días, la Contraloría General de la República realizó un recorrido de evaluación por la Mojana Bolivarense para determinar el impacto que han causado en aquella región las emergencias producidas en la hidroeléctria de Ituango. Luego de su revisión, el ente de control solicitó a Empresas Públicas de Medellín (EPM), el responsable del proyecto, reparar los daños que ha causado en las poblaciones a lo largo del río Cauca.

Este recorrido inició como un compromiso del ministerio público de visitar todas las regiones afectadas por el cierre que EPM hizo en las compuertas del proyecto que causaron una drástica disminución en los niveles del río.

En esta oportunidad, representantes de la Contraloría pasaron por los municipios de Magangué, Pinillos y Achí. En ese último lugar fue en el que encontraron la situación más crítica, pues a la altura del corregimiento de Guacamayo, al sur de Bolívar, aseguraron que la disminución del caudal del río “ha producido graves afectaciones en la vida socio-económica de la región”.

Uno de los presentes allí fue el contralor delegado para la Participación Ciudadana Luis Carlos Pineda. Él dijo que pudieron notar que los problemas ocasionados por los cortes en el flujo del agua del río son muchos y que evidenciaron un nivel del agua tan bajo que hay pedazos del río que se pueden atravesar a pie.

El funcionario también mostró preocupación porque no hay servicio sanitario en la sede educativa local y tampoco poseen los recursos económicos para pensar en una instalación rápida. Para vincular estos problemas con lo que ocurre a varios kilómetros de allí, en la hidroeléctrica que ha presentado las emergencias, Pineda expuso que los “estudiantes y autoridades educativas manifestaron que no están recibiendo alimentación para los menores, debido a las afectaciones que siente una población de 1.800 habitantes, cuya principal actividad económica es la agricultura y la pesca”.

Por eso, el llamado a EPM fue concreto: censar y atender a los afectados, hacer un inventario de los daños estructurales y ambientales y minimizar el riesgo futuro.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO