“Yo no soy una ladrona”, dice la viuda de Diomedes Díaz

“Yo no soy una ladrona”, dice la viuda de Diomedes Díaz

10 de mayo del 2016

Cuando Luz Consuelo Martínez Salazar supo que un juez de Valledupar la reconoció como heredera en un 50 por ciento de los bienes de Diomedes Díaz, puso en venta el apartamento de Bogotá donde vivió los últimos años conel cantante. Según dice, quiere parar de sufrir por bienes que son imposibles de mantener.

Lea también: Historias sorprendentes de Diomedes Díaz

Y es que el juez tercero de Familia de Valledupar falló el proceso iniciado por los hijos mayores y que define la liquidación de la unión marital entre Díaz y Martínez. Dicha sentencia reconoce por partes iguales la distribución de los bienes que hacen parte del vínculo. Ella dice que la sentencia reivindica su nombre al otorgarle los derechos que la ley estipula. “Yo no le robado nada a nadie. Nadie me ha regalado nada”, afirmó.

Además: El verdadero amor de Diomedes Díaz

Luz Consuelo se refiere a otro proceso por una demanda por hurto agravado y abuso de confianza que entabló otro de los hijos del Cacique, Rafael María Díaz, acción derivada del retiro de varias reses de la finca Las Nubes. Dichas cabezas de ganado, más otras que habían sacado los hijos mayores, hacen parte del inventario que adelantó el juez para dirimir la liquidación de la unión.

“Ahora, con sentencia en mano, iré por mis vacas”, dice.

La otra instancia jurídica que deben resolver los herederos de Diomedes Díaz es la que tiene que ver son la sucesión; aquí, advierte León, también le correspondería la mitad a Luz Consuelo Martínez, mientras la otra mitad sería para los 18 hijos del cantautor reconocidos hasta ahora, incluidos Fredy, Carmen Consuelo y Katiuska, los tres hijos de Martínez Salazar.

De la sucesión forman parte las regalías recaudadas por Sayco Acinpro en virtud de la difusión de la obra musical de Díaz Maestre  y  los derechos por explotación comercial a cargo de la disquera Sony Music, un contrato del cual el exrepresentante José Zequeda tiene el 80 por ciento, luego de haber comprado los derechos. Reveló el jurista León que este contrato se celebró cuando el cantante estaba vivo.

Aunque la le ley señala que las personas que se crean con derecho a incluirse en el reparto de los bienes tienen dos  años de plazo después del fallecimiento del titular, Carlos León no descarta la posibilidad de que aparezcan más hijos a reclamar. En ese caso, explicó, los reclamantes no pueden interrumpir un proceso de partición, sino que tendrían que recurrir a un recurso conocido como petición de la herencia.

Le quedan, entre otras dudas, por qué varios hijos del cantante, mayores de edad, siguen recibiendo regalías por manutención como si fueran menores de edad.