Contraloría investiga a Banco Agrario por detrimento

25 de julio del 2017

Banco Agrario incurrió en un detrimento patrimonial de $19.000 millones al comprar irregularmente libranzas a Estraval.

Banco Agrario

@BancoAgrario

La Contraloría General dio a conocer que se generó un detrimento patrimonial de $19.660 millones  derivado de la compra de cartera de libranza a la firma de Estrategias en Valores (Estraval) por parte del Banco Agrario de Colombia. 

Según el organismo de control, el Banco Agrario le compró a Estraval “créditos de libranza no vencida, originados por varias cooperativas por valor de $24.126 millones, correspondiente a 5.359 libranzas, y le delegó a Estraval funciones esenciales, como lo eran la administración, el cobro y el recaudo de dicha cartera”.

La Contraloría, según un comunicado oficial, estableció que la entidad bancaria no dio cumplimiento a su Manual de Políticas de Crédito dado que al hacer la compra no le exigió a Estraval estar legalmente constituida ni tener  tres años mínimos de experiencia en el negocio de las libranzas. Tampoco existe soporte que demuestre que el banco tuvo conocimiento de las políticas y procedimientos de crédito de las cooperativas que otorgaban los créditos (originadoras).

“Se encontraron deficiencias en el proceso de valoración y estructuración del modelo de negocio de compra de cartera de libranza por parte del Banco Agrario, al no realizar la evaluación integral de los riesgos asociados a la operación, entre ellos el riesgo de contraparte, pues Estraval  fue un intermediario que asumió obligaciones y responsabilidades propias del negocio”, asegura la investigación.

Estraval cuenta con activos equivalentes a $41.449 millones, que debe destinar, a cancelar las reclamaciones por que superan los $549.000 millones de personas naturales y jurídicas que han sido reconocidos como “afectados”, situación que no cobija al Banco.

El ente investigador también dio a conocer que se encontraron deficiencias en el proceso de valoración  y estructuración del modelo de negocio de compra de cartera de libranza por parte del Banco Agrario, “al no realizar la evaluación integral de los riesgos asociados a la operación, entre ellos el de contraparte”.

Cabe recordar que el Banco Agrario se declaró víctima de la estafa de Estraval y le solicitó  al Liquidador de la empresa de libranzas ser reconocido como acreedor de la firma, para recuperar los $19.666 millones.

Sin embargo, el Banco Agrario no fue reconocido como afectado al considerar la poca rigurosidad al momento de verificar a la compañía.

Además de que, en marzo de 2015, Estraval estaba siendo sometida a control de la Superintendencia de Sociedades y, aunque algunas dependencias del banco ponían en riesgo el negocio, se comenzó a demorar las transferencias de las cuotas recaudadas.

“Fue solo hasta el 2 de junio de 2016 que el BAC tomó la decisión de revocar el mandato de administración y recaudo de la cartera, fecha en la cual la Superintendencia de Sociedades ya había admitido la reorganización Empresarial de Estraval y como medida cautelar había ordenado poner a su disposición los recursos, motivo por el cual el banco no pudo obtener la transferencia de las sumas que ya se habían descontado en los créditos de libranza.”, detalló la Contraloría.

En agosto de 2016, la Supersociedades decretó la liquidación judicial y la intervención de los bienes, haberes, negocios y patrimonio por captación masiva y habitual no autorizada de recursos del público.

Estraval es una firma  vinculadas y comprometidas en una supuesta modalidad de captación masiva e ilegal, estafa, fraude, falsedad en documento y concierto para delinquir estimada en más de $1 billón. Alrededor de 4.000 personas resultaron afectados y se perdió una suma de 600.000 millones de pesos. 

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO