Claves para tener una ‘Conversación Nacional’ exitosa

26 de noviembre del 2019

Iván Duque ya dio el primer paso que fue abrir un gran diálogo entre los colombianos.

Claves para tener una ‘Conversación Nacional’ exitosa

Los últimos días Colombia ha vivido una serie de manifestaciones que han hecho eco en todo el mundo. Los mensajes pidiendo reformas al Gobierno Nacional se han multiplicado y se ha anunciado un paro nacional indefinido, el presidente Iván Duque ha respondido y dio inicio a una Conversación Nacional.

Lo hizo luego de que el 21 de noviembre el sonido de las ollas se escucharan por horas en varias partes del país y cuando al día siguiente, las protestas empezaron agudizarse a tal punto que fue decretado en Bogotá el toque de queda para garantizar la seguridad de los ciudadanos.

Fueron dos días en los que se profundizó en una salida dialogada del paro. “Daré inicio a una Conversación Nacional que fortalezca la agenda vigente de política social; trabajando así, de manera unida, en una visión de mediano y largo plazo, que nos permita cerrar las brechas sociales, nos permita luchar contra la corrupción con más efectividad y nos permita construir, entre todos, una Paz con Legalidad“, indicó el mandatario en televisión abierta.

Con el llamado a dialogar hecho por parte del Ejecutivo, algunos colombianos celebraron que el presidente abriera una mesa en el que líderes convocantes del paro, partidos políticos y demás actores sociales  presentaran sus peticiones y conformaran una agenda para lo que proyectó el plan para que durara varios meses.

¿Pero qué elementos deben estar para conseguir un diálogo amplío exitoso? KienyKe.com consultó a Daniel Quiroga Plazas, actual director de Asuntos Públicos y Crisis para Edelman en Colombia, y a Juan Carlos Guerrero, director del Observatorio de Redes y Acción Colectiva (ORAC), para dar con las claves de este nuevo reto que emprende el Gobierno Nacional.

Cinco consejos de un negociador social

Daniel Quiroga, que ha coordinado espacios de concertación social con las comunidades como cuando supervisó el diálogo y la implementación de los acuerdos con el Comité del Paro Cívico del Chocó, entregó cinco consejos para poder tener un diálogo social de frente y transparente.

“No pretendo posar de consejero para el gobierno ni mucho menos, ellos tienen sus expertos, pero ojalá recuerden algunos de estos consejos para poder tener un diálogo social de frente y transparente”, aclaró el experto.

  1. Tener a las personas adecuadas sentadas en la mesa: Este es el mayor reto que existe porque una mesa sin los actores suficientes y válidos, carece de legitimidad, mientras que si los tienen pueden mostrar representatividad amplia y suficiente. El gobierno debe hacer un mapa de actores completo, para entender quiénes son las personas que deben estar sentadas en la mesa y entender ellos quiénes son. Conocer a las partes es vital para una construcción colectiva eficiente.
  2. Las peticiones: Suena lógico, pero es muy fácil pasarlas por alto. Siempre que se quiere organizar un diálogo con cualquier grupo hay que entender qué se solicita y porqué lo solicitan. Acá el gobierno lo debe coordinar antes de sentarse en una mesa y hacer un esfuerzo para interpretar las solicitudes. En este caso, se debe tener unas respuestas básicas que seguramente se complementarán a medida que la conversación avance.
  3. Establecer las reglas de juego: Esto se hace en conjunto con los actores. Se deben definir los puntos en la agenda, quién o quiénes serán los voceros autorizados o interlocutores por cada tema y cómo se establecerá ese diálogo en los distintos espacios. Es vital tener las reglas de juego claras, así como la forma en la que se comunicarán los avances y la información que se le contará al público.
  4. Generar confianza y empatía: Uno no tiene que caerse bien, pero si dar muestras de respeto (no tomarse nada personal) y construir confianza entre las partes donde la prioridad sea oírse y no imponerse. Si hay diálogo, siempre se podrá solucionar un problema y si hay confianza, es mas fácil sostener una conversación. Es clave no traicionar la confianza del uno o del otro ni hacer cosas a las espaldas. Para eso se establecen las reglas de juego y estas servirán para construir esas bases.
  5. Crear los llamados KPIs: Lo que no se mide no existe y hay maneras diversas de entender lo que es el éxito para uno o para el otro por esto es muy importante entenderse en este punto para tener una meta conjunta final y unas metas volantes con hitos alrededor de cada punto. En una conversación, diálogo o negociación se recomienda solucionar punto a punto y hasta no terminar uno no abrir el otro, a no ser que sean temas paralelos.

Las preguntas para que el Gobierno se plantee

Por su lado Juan Carlos Guerrero, que lidera un observatorio en la Universidad del Rosario en el que hacen un seguimiento tanto a las formas de protesta social, de movimientos sociales en gestación y de activismo político transnacional que tienen lugar en Colombia, explicó que para que el diálogo planteado por Iván Duque tenga éxitos debe cuestionarse lo siguiente: ¿Con quién? ¿cuándo y hasta cuándo? ¿cómo? y ¿para qué?

El experto dice que el Gobierno Duque tiene que hacer un diálogo con los sectores que no son cercanos a él y algunos de ellos son quienes han convocado a las protestas. “Él incluso está haciendo un llamado a que cualquier ciudadano se pronuncie y eso puede ser bueno pero también trae unos inconvenientes”, explicó Guerrero.

Si bien este martes 26 de noviembre Comité Nacional del Paro se levantó de la mesa y anunciaron un paro indefinido, el gobierno dijo que seguirá convocando grupos e insistirá en que se sienten a dialogar para llegar a unos acuerdos.

Ante esta situación es importante recalcar el calendario que abrió Duque para llevar acabo esta conversación. “Cuándo sería ese diálogo amplío con todos los sectores”, planteó Guerrero y también se pregunta que hasta cuándo, “porque el gobierno planteo que recibiría hasta marzo las peticiones de los ciudadanos, y no entiendo con qué propósito se plantea un diálogo tan largo, cuando rápidamente tenemos que tratar de llegar a un acuerdo nacional de unos puntos específicos”.

El cómo es otra cuestión que plantea el profesor del Rosario y se pregunta cómo el Gobierno Nacional recibirá las propuestas, a través de una plataforma o si a través de reuniones con representantes políticos. “Y eso también implica el para qué, porque si van a recoger esas propuestas de los ciudadanos cómo van a procesar toda es información”.

Experiencia del ‘Gran Debate’ de Macron

En Francia cuando Emmanuel Macron asumió las riendas el país europeo, empezó a agestarse una sensación de inconformismo que estalló en el mes de octubre de 2018 y que se conoció por todo el mundo como las protestas del ‘Movimiento de los chalecos amarillos’.

El punto de quiebre estuvo con el alza en los precios del combustible y con eso se sumaron varios sectores ciudadanos que además denunciaban la injusticia fiscal y la pérdida del poder adquisitivo. Y así comenzaron aparecer críticas que se sumaban a estas manifestaciones.

El efecto de bola de nieve comenzó a notarse cuando al pasar de los días las protestas eran cada vez más grandes y se tornaban violentas. Más de dos mil manifestantes resultaron heridos durante las semanas de enfrentamiento con la policía francesa.

En diciembre de 2018 Macron decidió tomar serias medidas para apaciguar el descontento de la ciudadanía. A través de una alocución presidencial anunció el aumento de 100 euros al mes para los trabajadores que ganan el salario mínimo.

Igualmente informó que crearía un espacio para que los franceses tuvieran la palabra y a eso lo llamó el ‘Gran Debate Nacional’, duró tres meses y se centró en lo siguientes ejes:

  • La transición ecológica
  • Los impuestos y la política fiscal
  • Los servicios públicos
  • El debate democrático

“No voy a hablar mucho tiempo porque el objetivo es escucharles”, dijo Macron en su momento. Al finalizar marzo de 2019 el debate terminó con una participación masiva. Las propuestas quedaron sobre la mesa y si bien el presidente francés no ha hecho reformas de fondo, escuchar lo acercó más a la ciudadanía y logró calmar los ánimos que desprendía el movimiento de los chalecos amarillos.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO