Amenazan con atacar la casa presidencial de Corea del Sur

23 de marzo del 2016

Advierte Corea del Norte.

Corea del Norte

Mediante un comunicado, el Comité para la Reunificación Pacífica de Corea, entidad encargada de manejar las relaciones de Corea del Norte con su similar del sur, el régimen de Kim Jong-Un amenazó con “convertir en un mar de fuego” la Casa Azul, residencia oficial de Park Geun-Hye, primera mandataria de Corea del Sur.

Las maniobras militares que han venido realizando, como es costumbre, Estados Unidos y el gobierno de Seúl serían la causa de estas advertencias del Estado socialista. “(La Casa Azul) puede convertirse en un mar de fuego y arder en cenizas si presionamos un botón y lanzamos nuestros ataques”, afirma el documento publicado en las últimas horas.

Lea también: Corea del Norte volvió a probar misiles de medio alcance.

Además, en el texto divulgado por el sitio Web Iriminzokkiri, los norcoreanos agregaron: “Desde este momento, nuestros Fuerzas Militares y revolucionarias impulsarán una guerra de represalias para eliminar, en nombre de la justicia, a los seguidores de Estados Unidos y Park-Geun-Hye”.

Pese a que el régimen afirma que sus palabras no son lanzadas al aire, este tipo de amenazas son comunes y nunca llevan a una acción armada directa. Sin embargo, Pyongyang asevera que su paciencia se está terminando.

El martes, cerca de 300.000 uniformados surcoreanos y 20.000 estadounidenses comenzaron algunas prácticas de ejercicios navales, que contaron con el respaldo de un portaaviones nuclear norteamericano.

Las maniobras militares son consideradas por Corea del Norte como una preparación para la invasión, por lo que en días anteriores también ha disparado varios misiles de corto y medio alcance y, en enero, realizó un ensayo nuclear.

Tras la prueba del primer mes del año, el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) impuso más sanciones económicas y comerciales a Pyongyang con el objetivo de forzar al régimen a dejar a un lado su programa nuclear. Estas penalidades fueron secundadas por otras que, de forma autónoma, impusieron Estados Unidos y  Corea del Sur.

Al conocer el contenido del comunicado, las autoridades de Séul lo calificaron como vulgar y ridículo, al tiempo que aseguraron que tomarán las represalias que sean necesarias contra las amenazas del norte.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO