Corte Constitucional avala participación política de Farc

Corte Constitucional avala participación política de Farc

15 de noviembre del 2017

El Frente Alternativo Revolucionario del Común, Farc tiene la luz verde de la Corte Constitucional para su participación en política. De este modo, los integrantes de lo que antes se conoció como Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia podrán inscribirse para las elecciones del próximo año, tanto  para la Presidencia de la República como para el Congreso.

Se necesitaron más de diez horas de debate para que la Corte Constitucional decidiera avalar la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), pero eso sí, le hizo algunos ajustes. Aunque avaló la participación política de las Farc, hizo un cambio para condicionar su participación de acuerdo al cumplimiento de los requisitos de verdad y reparación.

¿Esto qué quiere decir? Que si el exguerrillero no dice la verdad por lo que merecería las penas ordinarias dichas en el Acuerdo de Paz, deberá dejar inmediatamente de ejercer el cargo público que tenga, puesto que quien se no se haga responsable de sus actos “no tiene justificación para que tenga beneficios políticos”, resaltó explicó el magistrado Luis Guillermo Guerrero, presidente de la Corte.

La Sala Plena mantiene en pie las sanciones o penas que se imponen en contra de los integrantes del grupo, sin embargo, El Congreso de la República es el encargado de definirlas en la ley estatutaria. 

Por otro lado, uno de los ajustes importantes es dejar tal y como está el artículo 20 del acto legislativo, lo que quiere decir que las condenas de los excombatientes se suspenderán para que éstos puedan participar en política; al suspenderse la pena se suspende también la inhabilidad. Sin embargo, los exguerrilleros que reincidan serán extraditados.

Cuando la Jurisdicción Especial para la Paz juzgue a los desmovilizados el mismo tribunal establecerá si la gravedad de su delito le impide ser elegido, puesto que éste determinará las condiciones en que deberán cumplir su condena y por ende, examinar si la gravedad de la conducta de los guerrilleros es completamente incompatible con su participación política. resaltó Guerrero.