Aunque no haya violencia sí se puede acusar de violación

14 de marzo del 2018

Así lo determinó la Corte Suprema de Justicia.

Violación

Tras el estudio de una denuncia por violación, la Corte Suprema de Justicia determinó que no es necesario probar violencia en casos de agresiones sexuales para que se determine el delito. Sin embargo, el hombre acusado de violación , en el caso analizado, quedó en libertad.

La Corte rechazó otra sentencia de 2009 en la que se aseguraba que para un delito de violación era necesario que la víctima presentara aspectos de violencia, lo que era prueba para demostrar la resistencia de la agredida.

Por eso el Alto Tribunal ratificó que “ante un ataque violento no siempre se reacciona mediante actos materiales de defensa, pues ello también puede ocasionar en la víctima un estado de conmoción psíquica que enerva cualquier respuesta de esa índole”, es decir que aunque la víctima no tenga la capacidad de oponer resistencia, no es un acto consentido.

Este pronunciamiento surgió al fallar un caso difícil de resolver. La víctima declaraba haber sido violada pero su relato no permitía deducir los aspectos para determinar un acceso carnal violento. A pesar de que los jueces le preguntaban a la víctima sobre los detalles, ella no profundizaba en estos.

El caso ya había sido recibido por el Tribunal Supremo del Distrito de Bucaramanga, pero según la Corte, este tribunal exageró o supuso varios hechos de los que expresó la joven denunciante. La víctima tenía de 15 años de edad al momento de la agresión.

Lo que llevó a la Corte a promulgar esa sentencia fue que en el relato no expresaba acciones de violencia por parte del agresor. Los investigadores de medicina legal tampoco encontraron rastros de violencia en el cuerpo de la joven, pero sí traumas psicológicos tras la violación.

En el relato de la víctima se repetía constantemente que el acto fue hecho contra su voluntad y que eso se lo hizo saber al agresor, que a pesar de esto la accedió carnalmente. Por eso la corte evaluó los hechos y citó la declaración de un psicólogo forense.

De ese experto forense se citó que “la perturbación psíquica en la esfera sexual, esto es, la dificultad para funcionar en ese plano, es una secuela típica en los casos de “delitos sexuales”, es decir, que no es exclusiva de los delitos sexuales violentos”.

En ese sentido, al momento de una agresión sexual la víctima puede caer en un estado en el cuerpo no de respuesta, por el miedo o la imposición del agresor, en esas situaciones podría interpretarse como consentimiento del acto, sin embargo la Corte rechaza tal supuesto.

Esa fue la respuesta que dio la Corte Suprema a un recurso que interpuso la defensa del acusado para revisar su caso. Aun considerado lo anterior, el Alto Tribunal absolvió al acusado por no encontrar una declaración suficiente que permitiera inferir el abuso sexual.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO