Temen que muerte de Pizano no se esclarezca

23 de enero del 2019

Radicaron denuncia penal por recolección de pruebas.

Temen que muerte de Pizano no se esclarezca

El crimen de Jorge Enrique Pizano está lejos de esclarecerse según denunció la Red de Veedurías Ciudadanas. Para el colectivo las pruebas recaudadas por el fiscal Luis González perdieron toda validez ante la justicia y no podrán ser usadas en diligencias posteriores.

Según Pablo Bustos, director de la Red de Veedurías la Fiscalía cometió dos faltas gravísimas que ya fueron declaradas ilegales por la justicia “por un lado cuando se hizo el registro del domicilio de los Pizano la diligencia estaba autorizada para recolectar un celular y no una serie de aparatos electrónicos en los que está un computador”. El veedor ciudadano agrega que el término para aportar estas pruebas era de 72 horas “y la Fiscalía lo hizo en ocho días. Esto implica que el proceso está viciado”.

Por esa razón Bustos denunció penalmente al funcionario por presunto Fraude Procesal, Prevaricato, Encubrimiento y Concierto para Delinquir.

“Creemos que la investigación estuvo envenenada, sin las pruebas va a ser imposible saber cuáles fueron las verdaderas circunstancias que rodearon la muerte de Pizano, hoy son pruebas inexistentes. Esto que limita la actividad investigativa y compromete el rol de la Fiscalía y de Medicina Legal todas ellas encargadas, en este caso, de deformar la verdad”, aseguró Bustos.

Jorge Enrique Pizano fue auditor de la Concesionaria Ruta del Sol II y según se conoció, en su momento, denunció algunas irregularidades en unos pagos ante el entonces asesor jurídico de Corficolombiana, Néstor Humberto Martínez, hoy fiscal General de la Nación.

Pizano padeció de un cáncer linfático. Sin embargo, murió debido a una botella con cianuro que se encontraba en su escritorio y que de manera trágica también envenenó a su hijo Alejandro.

Debido al manto de duda que se levantó sobre la investigación el el exdirector de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés, renunció como cabeza del organismo forense.

Valdés había dicho que en una toalla encontrada en el lugar de la muerte de Pizano había sangre del auditor y que en ella no se encontraron rastros de cianuro lo que implicaba que el exauditor no había consumido la sustancia.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO