Contraloría sanciona a Gustavo Petro

Contraloría sanciona a Gustavo Petro

2 de noviembre del 2017

Gustavo Petro, exalcalde de Bogotá y candidato a la Presidencia de Colombia para elecciones de 2018, fue sancionado por la Contraloría General de la Nación debido a las irregularidades que habría tenido en la capital del país la implementación de su esquema de aseo.

$97.654 millones por detrimento patrimonial es el monto que debe asumir Petro por violar la libre competencia en el servicio de aseo, como está establecido. Las multas impuestas por la Superintendencia de Servicios Públicos a la UAESP y a la Empresa de Acueducto provocaron el fallo. 

Este inconveniente se convierte en una piedra en el zapato para el exalcalde que actualmente trabaja en su campaña presidencial.

Una vez se conoció la sanción, el político expresó su malestar con la Controlaría a través de su cuenta de Twitter.

Caso de Gustavo Petro y el esquema de basuras

En 2013 Gustavo Petro enfrentó una crisis con el proceso de recolección de basuras con la implementación de un nuevo sistema que no habría funciononado para la demanda de una ciudad como Bogotá. Por tal razón, el procurador de ese entonces, Alejandro Ordóñez, lo destituyó y  lo inhabilitó por 15 años para ejercer cargos públicos. Esto supondría el fin de su carrera política, que desde 2010 ya tendría planeada su aspiración presidencial.

La decisión del exprocurador se basó en tres ejes fundamentales: el primero de ellos fue el de asignar la prestación del servicio de aseo a la Empresa de Acueducto de Bogotá en convenio con Aguas de Bogotá; empresas que para el procurador no contaban con la experiencia ni la capacidad para asumir la responsabilidad de manejar 6.500 toneladas de desechos que se producen a diario en la capital del país.

En segundo lugar, según el expediente, Petro habría limitado la libre competencia. “Vulneraba los principios constitucionales de libre empresa y competencia e impuso una serie de restricciones y limitaciones para que otras empresas, distintas a las del Distrito, no prestaran el servicio de aseo a partir del 18 de diciembre del 2012”, explicaba el expediente que reposa en la Procuraduría. De acuerdo a lo anterior, se pretendía monopolizar la recolección de las basuras a favor de empresas del distrinto, dejando fuera otras del sector privado.

Finalmente, la tercera falta de Petro fue el uso de volquetas que no cumplían con la reglamentación para la recolección de basuras. Además se habría puesto en riesgo la integridad de los funcionarios y las vehículos no daban abasto con el volumen de los desechos. Según la Procuraduría esto sería una de las causas de “que durante los días 18, 19 y 20 de diciembre del 2012 se dejaron de recoger entre 6.000 y 9.000 toneladas de basuras en la ciudad”.