Daniel Samper quiere que Santos y Uribe se desnuden

Daniel Samper quiere que Santos y Uribe se desnuden

17 de abril del 2016

En su más reciente columna, Daniel Samper Ospina se refiere al evento convocado por el fotógrafo estadounidense Spencer Tunick, quien el próximo cinco de junio fotografiará a miles de personas desnudas en Bogotá.

Dice en su escrito que tuvo una charla con su esposa, la cual prácticamente lo retó a ir a este evento, creyendo que él no era capaz de ir a desnudarse frente a miles de personas, corriendo el riesgo de que algún conocido lo viera.

Para Samper Ospina fue algo más que un reto. A raíz de la charla que tuvo con su esposa tuvo la curiosa idea de invitar a todos los dirigentes políticos del país, siendo esta la condición para que Samper Ospina asistiera.

“Siempre y cuando no me toque al lado el Tino Asprilla, naturalmente. Y siempre y cuando al evento también acuda la clase dirigente nacional, como lo sueño”.

De esta manera antes del evento podría saber quién milita un partido político y quién no.  “A lo sumo, y por un vistazo rápido a la condición capilar de la ingle ajena, se puede detectar quién milita en el Polo. Y, si es el caso, quién tiene frío. Pero nada más”, dice.

Ospina plantea escenarios curiosos. “Que el general Palomino exhiba los bigotes al lado del capitán Ányelo, por ejemplo; o que Paloma Valencia pose de gancho con María Lorena Gutiérrez; o, en fin, que Jorge Robledo exhiba la viruta canosa al lado de miembros de todos los gobiernos, sean los que sean”.

Lo que más se rescata de su columna de opinión escrita para la revista Semana, es la idea y curiosidad que tiene por ver si dos personajes como lo son el expresidente Álvaro Uribe y el actual presidente Juan Manuel Santos asistirán a aquella convocatoria.

“Suena cándido, yo sé: pero ¿no sería hermoso que Santos eche al traste los zapatos, y el expresidente Uribe los Crocs, y se reconozcan los dos como una misma humanidad capaz de ser retratada en idéntica baldosa?”.

“¡Fuera esas ropas, doctores!”, sugiere Ospina a los dos enemigos políticos. 

“En el fondo son lo mismo: los dos quisieron vender Isagén, los dos son responsables morales de los falsos positivos; los dos han nombrado pésimos ministros de Defensa. ¿No pueden, ahora, encontrarse cuerpo a cuerpo, piel con piel? ¿Es mucho pedir que el procurador, que tanto se ufana de hablar a ‘calzón quitao’, se lo quite de veras y pose espalda contra espalda con el exfiscal Montealegre? ¿Irá el exfiscal Montealegre? ¿Cómo reaccionaría Spencer Tunick si lo hace?”  dijo en su columna de opinión.