Levantan medida contra libro sobre pederastia en Colombia

31 de octubre del 2019

KienyKe.com habló con Juan Pablo Barrientos, autor de “Dejad que los niños vengan a mí”.

Levantan medida contra libro sobre pederastia en Colombia

La medida que ordenaba a la Editorial Planeta y al periodista Juan Pablo Barrientos suspender la reproducción, comercialización y venta del libro “Dejad que los niños vengan a mí fue levantada este miércoles 30 deun hombre de 30 – 31 años. 18 años después habló, recordó y denunció. octubre por un juez de la República.

La decisión de parar la publicación había sido tomada por el Juez Promiscuo Municipal de San Rafael (Antioquia) el pasado viernes 25 de octubre, esto como medida cautelar en el marco del proceso de tutela interpuesto por el excoordinador de monaguillos de ese municipio, que al parecer, es uno de los implicados en el caso de pederastia que se denuncia en el libro, junto a otros dos sacerdotes.

“Gracias a todos los que me han apoyado, quisiera responderle a uno por uno y manifestarles mi eterna gratitud. El Juez de San Rafael levantó las medidas cautelares que había ordenado”, escribió Barrientos en sus redes sociales tras conocer la determinación.

En diálogo con KienyKe.com, Barrientos comentó que todos los ciudadanos tienen derecho a poner tutelas, pero que “no está bien que estas estén acompañadas de censura y medidas provisionales”.

En la decisión también le impidieron al periodista y a la editorial realizar el lanzamiento de la obra este jueves 31 de octubre, en la Universidad de Antioquia.

Según el director encargado de la Fundación para la Libertad de Prensa, Jonathan Bock, “este caso hace parte de un acoso judicial”.

Afirmó que Barrientos ha enfrentado varias tutelas desde que inició las investigaciones sobre acoso sexual de sacerdotes a menores de edad y el problema de la pederastia en la Iglesia Católica.

“En la última semana han habido tres casos. Sorprende que los jueces le den la razón a esas tutelas“, resaltó.

Otras medidas en su contra

El martes 29 de octubre, el Juzgado Segundo Promiscuo Municipal de La Ceja (Antioquia) le exigió a Barrientos revelar los datos de una de sus fuentes en un plazo de cuatro horas.

El juez no es un editor. Sin haber fallo, ya hay una decisión del juez. La otra funcionaria judicial me ordenó revelar una fuente y no lo puedo hacer”, precisó el periodista a Kienyke.com.

Barrientos explicó que dentro de esa orden le advierten que podrá enfrentar sanciones penales.

Jonathan Bock, por su parte, dijo que esta orden es inconstitucional, pues aseguró que “el secreto a la fuente es un derecho y una garantía que tienen los periodistas y otros profesionales, así como lo establece la Corte Constitucional”.

La Fundación para la Libertad de Prensa (Flip) ha acompañado todo el proceso del periodista con distintas herramientas jurídicas, con el fin de que las medidas se anulen.

Bock resaltó que hay jueces que están tomando medidas carentes de cualquier soporte legal, “sometiendo una presión sobre el periodista”.

“Juan tiene respaldo del medio y un reconocimiento público. Cuando estos acosos judiciales ocurren contra periodistas que no tienen el mismo respaldo o herramientas, terminan asustándolos y silenciándolos”, agregó.

Barrientos y su vínculo con la Iglesia Católica

Aunque es irrelevante la postura religiosa de Barrientos, cabe destacar que su formación académica estuvo relacionada con instituciones religiosas como la Universidad Católica de Antioquia, la Universidad Pontificia Bolivariana y la Universidad de Georgetown en Estados Unidos (primera institución jesuita en Norteamérica).

Incluso, fue seminarista. No obstante, su comportamiento no fue el mejor y recibió la expulsión. “Me sacaron por rebelde, contestón, peleón e ir en contra de la autoridad”, confesó.

“No tengo nada en contra de la iglesia como institución como tal, pero hay denuncias que tengo que dar a conocer. Con más autoridad puedo hablar de esto porque conozco más detalles”, puntualizó a este medio.

¿Por qué la Iglesia pide silenciar este caso?

Juan Pablo Barrientos le dijo a KienyKe.com que el libro trata la historia de un hombre que denuncia haber sido abusado por cuatro sacerdotes, un seminarista y un coordinador de grupo de monaguillos, entre 2000 y 2001.

La víctima acusa a estas personas ante el obispo de Sonsón Rionegro y la respuesta es la suspensión de dos de los cuatro implicados. “Un tercero está muerto y el cuarto está en la Archidiócesis de Zaragoza, España”, contó el periodista.

Barrientos explicó que ante estos casos, el Vaticano pide suspensión inmediata. Sin embargo, resaltó que en Colombia “el modus operandi es encubrir a los sacerdotes”.

Indicó que después de 18 años, el hombre se animó a hablar, recordar y denunciar lo que vivió. “La víctima me busca para contar el caso. La persona estaba muy afectada, tenía entre 30 y 31 años. 18 años decidió contarlo todo. Esa es la historia que yo trato en el libro”, finalizó.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO