Desalojan familias que vivían junto a la quebrada La Iguaná

Desalojan familias que vivían junto a la quebrada La Iguaná

28 de marzo del 2017

En la mañana de este martes 28 de marzo se realizó el desalojo de 22 familias que vivían en el barrio Nueva Villa de la Iguaná, al occidente de Medellín. Estas personas tenían sus viviendas en las riveras de la quebrada La Iguaná, las cuales se encontyraban en riesgo.

Desde tempranas horas de la mañana las autoridades policiales y administrativas de la ciudad, encabezadas por Andrés Tobón, Subsecretario de Gobierno de Medellín, estuvieron presentes para acompañar el proceso de desalojo del asentamiento, conocido como ‘El Ranchito’.

Son 106 personas las que habitan en precarias situaciones en el sector, de los cuales 47 son menores de edad. Para Tobón “el riesgo es inminente porque incluso dos casas tienen sus cimientos sobre el lecho de la quebrada y estamos en época de lluvias”.

El comandante de la Policía Metropolitana, Óscar Gómez Heredia, aseguró que el 80% de estas familias se encuentran a menos de cinco metros de la quebrada, lo cual los pone en riesgo, dada la temporada de lluvias por la que se ha aumentado la corriente.

Los principales afectados denunciaron que desde la fecha en la que fueron notificados del desalojo el pasado 21 de marzo, no se les informó si serían reubicados, por lo que las autoridades estarían vulnerando sus derechos. A este clamor se unieron diferentes organizaciones sociales para pedir al alcalde Federico Gutiérrez solucionar este problema. Muchas de estas familias viven en la zona desde hace 15 años, y no tienen ningún otro logar al cual ir.

Sin embargo, las autoridades aseguran que su principal prioridad es proteger la vida de los habitantes. El comandante Gómez afirmó que en el momento se desarrolla una mesa de diálogo con la comunidad con el fin de de encontrar entre las familias, la Alcaldía y la Personería, soluciones para la reubicación de los afectados en algún tipo de albergue para atender a sus necesidades.