Problemas para desalojar inquilinos morosos

12 de noviembre del 2017

Sólo en Bogotá hay más de veinte mil

Problemas para desalojar inquilinos morosos

En la ley colombiana, están contempladas serias sanciones para quien no cumpla los compromisos que adquiere al arrendar un inmueble. Se contemplan procesos administrativos, es decir la obligación para pagar deudas y daños, así como también el desalojo. Sin embargo, las autoridades han tenido problemas a la hora de sancionar a los morosos. El proceso para un desalojo, por ejemplo, podría tomar años.

Un proceso de esa clase nunca ha sido fácil. Una vez el juez da la orden, las inspecciones de Policía tomaban hasta seis meses para ejecutarla. Ahora, bajo las lógicas del Nuevo Código de Policía, el desalojo podría tardar hasta dos años. Cifras del Consejo de la Judicatura dicen que, sólo en Bogotá, habría más de veinte mil procesos que ya salieron de los jueces y que están en proceso de ejecución.

El problema radica, por un lado, en que el nuevo Código Nacional de Policía le quitó a los inspectores la posibilidad de hacer efectivas las órdenes de los jueces, sin decir ahora quién tendría esa responsabilidad. Segundo, porque hay una gran cantidad de procesos represados en los juzgados.

En ese sentido, se supone que deban ser los alcaldes locales los que ejecuten el proceso, pero eso significaría un alza en costos económicos, logísticos y de tiempo que las administraciones locales no están capacitadas para asumir. Hay tal cantidad de dudas al respecto, que incluso algunos jueces han interpretado la norma como que es el mismo alcalde Peñalosa el que debería firmar la solicitud.

“Nosotros somos los ordenadores del gasto en las localidades y tenemos muchas más funciones, las cuales hemos tenido que aplazar para cumplir con las órdenes de los jueces”, le dijo el alcalde local de Chapinero a El Tiempo. “Estamos haciendo un esfuerzo muy grande para evitar que se sigan acumulando, pero no les podemos dedicar todo el tiempo a esas diligencias”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO