Fiscalía entregó detalles de atentado en General Santander

23 de enero del 2019

Habrían cambiado de conductor un kilómetro antes.

Fiscalía entregó detalles de atentado en General Santander

El fiscal general Néstor Humberto Martínez contestó algunos de los interrogantes que se han planteado en torno al atentado terrorista del pasado jueves en la Escuela de Cadetes General Santander en Bogotá. Aunque no disolvió todas las dudas, aclaró en qué va la investigación.

Durante esta declaración se conoció que el conductor del vehículo, José Aldemar Rojas, no solo era manco, sino que al parecer tenía una prótesis en una pierna, esa evidencia la está evaluando la Fiscalía y el Instituto de Medicina Legal.

Así mismo, se conoció que este autor material no condujo el vehículo durante todo el trayecto hasta la General Santander. La camioneta Nissan Patrol cambió de conductor a la altura de la estación de TransMilenio Venecia, donde uno de los hombres se bajó del vehículo y se subió a una de las dos motocicletas que al parecer escoltaron el carro durante su recorrido.

Según videos difundidos después del atentado, el carro bomba no ingresó de manera violenta a la Escuela, como en un principio declararon las autoridades. Respecto a esto el fiscal explicó que “los testimonios recogidos indican que el carro entró de manera violenta”, agregó que “en la investigación no se conoce un video que esté registrando fílmicamente la entrada de la camioneta”.

Esto porque “la cámara se va moviendo para tener varios ángulos y justo en el momento en que entra la camioneta, por una circunstancia aleatoria, no hay enfoque sobre la puerta, existe un enfoque posterior y se ve cuando va por la avenida principal que es lo que conoce la opinión pública”, afirmó Martínez.

Sin embargo, no entregó explicaciones sobre porqué en los videos posteriores no se evidencia una persecución al vehículo, afirmó que esa situación es parte de una de las líneas de investigación que adelanta la Fiscalía, en la que se ha indagado por la posible colaboración de personas al interior de la institución.

El jefe del ente investigador calificó como ‘coartada’ las versiones que han surgido posteriormente al atentado. Principalmente las declaraciones sobre Ricardo Carvajal, único capturado hasta el momento como coautor del atentado, quien según el fiscal tiene pruebas contundentes en su contra por las que un juez determinó medida privativa de la libertad. Entre las pruebas, el fiscal dijo que por medio de grabaciones telefónicas se estableció que Carvajal aceptó la autoría y, por registros fotográficos, era quien estaba encargado del pago del arriendo de la bodega donde estuvo estacionada la camioneta bomba.

Por el momento se investiga a otras cuatro personas que al parecer se movilizaban en la motos tras la camioneta antes del atentado. Tampoco hay respuesta de cómo se activaron los explosivos que provocaron la muerte de 21 policías y más de 68 heridos el pasado 17 de enero en la Escuela de Cadetes General Santander en Bogotá.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO