Dick’s Sporting Goods suspende venta de fusiles de asalto

Dick’s Sporting Goods suspende venta de fusiles de asalto

28 de febrero del 2018

Dick’s Sporting Goods -con 715 tiendas en todo Estados Unidos- pondrá fin de inmediato a la venta de fusiles de asalto; igualmente anunció en un comunicado que suspende la venta de armas a menores de 21 años, aun cuando las leyes federales lo permiten hasta los 18 años.

Estas decisiones, sin precedentes en este país, por parte de una de las mayores cadenas de venta de armas, se da luego de la controversia dada a consecuencia de la masacre la semana pasada en una escuela de Parkland, Florida.

En la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas fueron asesinados 14 estudiantes y 3 profesores por Nikolas Cruz, de 19 años y que compró legalmente su rifle de asalto.

A partir del lamentable hecho, se han dado movilizaciones en todo EEUU, especialmente de estudiantes que exigen mayor control en la venta de armas. 

La empresa, que fue fundada hace 70 años en Nueva York, publicó varios tuits en su cuenta de Twitter: “Creemos profundamente que el regalo más precioso de esta nación son sus niños. Son nuestro futuro. Debemos ofrecerles seguridad”.

El presidente de la empresa, Edward Stack, informó en un comunicado que en noviembre de 2017 se había vendido un arma y municiones a Cruz, aunque no fue el arma que usó para matar a sus excompañeros de su antigua escuela. El arma usada por Cruz fue un rifle AR-15, pero en esta tienda adquirió una escopeta. 

Dick’s Sporting Goods convocó al Congreso a reformar las leyes para el control de la venta de armas, para que se suba la edad mínima a 21 años y que se establezca una base de datos en la que se pueda saber cuando alguna persona que tenga enfermedades mentales o que haya tenido incidentes con la ley trate de comprar un arma.

Para el próximo 14 de marzo los estudiantes de Parkland organizaron una gran marcha en todo el país para exigir al Congreso nuevas leyes que refuercen el control en la venta de armas. 

La contraparte es la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), que ha financiado a congresistas y que se basa en la Constitución para preservar “el derecho de los ciudadanos a defenderse” y con ello a tener armas. 

Otras importantes empresas estadounidenses han apoyado la solicitud de los estudiantes del centro de armas, como Hertz, y la aerolínea Delta que suspendieron sus asociaciones y beneficios con la NRA.