“Sigo siendo Eddie Murphy”

7 de octubre del 2019

El popular actor está de regreso con ‘Dolemite Is My Name”, en el papel del cómico Rudy Ray Moore.

“Sigo siendo Eddie Murphy”

A mitad de la filmación de una escena de la nueva película biográfica “Dolemite Is My Name”, Eddie Murphy se salió del guión.

En el papel del cómico Rudy Ray Moore en el escenario, fastidió a un miembro del público, luego le preguntó de dónde venía. El hombre, un extra, improvisó: “¡de la casa de tu mamá!”.

Murphy se iluminó, y estando en su personaje, desató insultos.

En una entrevista en el Festival Internacional de Cine de Toronto, donde la cinta se estrenó con reseñas elogiosas el mes pasado, Murphy, de 58 años, describió la escena, encantado. “Se sintió como un verdadero momento con un espectador molesto”, expresó.

El director del filme, Craig Brewer, dijo que después de que la escena terminó, volteó a mirar a su elenco y le preguntó maravillado: “¿saben lo que acabamos de ver?”.

Lo que vieron fue algo que ha estado ausente por más de tres décadas: Eddie Murphy haciendo comedia de standup. Con el paso de los años, Murphy ha bromeado a sus fans al hablar de un regreso, pero esta vez parece decirlo en serio. Firmó un acuerdo con Netflix para transmitir un nuevo especial el próximo año, y tiene una gira teatral programada.

“No quería simplemente reaparecer de repente”, indicó. “Quería una cinta chistosa para recordarles que les caía bien. Esta película resultó tan fuerte que pensé que era una manera genial de volver”.

En sus especiales de los 80, “Eddie Murphy: Delirious” y “Eddie Murphy: Raw”, el comediante se convirtió en el standupero más influyente de su generación.

Su presencia dinámica como miembro del elenco ayudó a salvar “Saturday Night Live” de la cancelación e inyectó la conciencia racial mordaz que le faltaba al programa. También se convirtió en una de las estrellas de cine más grandes del mundo tras una serie de comedias de gran éxito (“48 Horas”, “De Mendigo a Millonario”, “Un Detective Suelto en Hollywood”) impulsadas por su singular carisma.

Como queda claro con su actuación en “Dolemite”, el poder estelar de Murphy no ha disminuido. Pero también hay una nueva ternura y una vulnerabilidad madura. “Soy más sentimentaloide de lo que era”, afirmó.

Su nueva cinta proporciona cierta evidencia de eso. Murphy adopta un enfoque mucho más cálido y más reverente hacia Moore, una estrella de la era de la “blaxploitation” (cine de acción de explotación de la raza negra).

Mientras que Murphy se convirtió en estrella siendo adolescente, Moore era un cómico en apuros que necesitó salirse de la industria para hallar el éxito, que no llegó hasta la mediana edad. Dolemite era su álter ego de rapero especializado en el kung fu y los insultos raros. Sus filmes estaban llenos de errores risibles, y cuando noqueaba a un tipo malo con una patada, su pierna apenas se despegaba del suelo.

Murphy cree que Moore satirizaba a los héroes de la “blaxploitation” en películas como “Superfly” y “Shaft”, en lugar de tratar de ser como ellos.

Murphy, que nunca ha tenido una computadora, indicó que no le preocupa el nuevo escrutinio de su comedia. Ha sido criticado por sus chistes; en el pasado, citó dicha reacción negativa como la razón por la que dejó de hacer comedia de standup. También ha dicho que el standup dejó de ser divertido. Pero ahora se arrepiente de haber renunciado a ello, y cuando regrese, aseguró, nunca volverá a abandonarlo.

“Pasé por todo aquello, así que esto no me asusta”, dijo sobre las controversias en torno a sus chistes. Señaló que fue censurado y que también se disculpó por material sobre el sida que ahora califica de “ignorante”.

Añadió que nunca dejó de generar material y tiene tres años metiendo ideas para chistes en una grabadora. Especuló que ya tenía de 15 a 20 minutos de material. Esperen que el hombre que tiene 10 hijos emita algunos comentarios sobre la paternidad.

“Ahora tengo toda una vida de experiencias a las cuales recurrir. Hubo una época en la que estuve al centro de todo, lo que hacía, y lo gracioso y lo popular que era”, dijo. “Ya no estoy al centro. Ahora lo están mis hijos y todo gira alrededor de ellos”.

Murphy aún tiene una actitud fanfarrona, con esa seguridad en sí mismo que es un tema importante en “Dolemite”. Al preguntarle si su confianza alguna vez flaquea cuando piensa en volver al escenario, aseveró que se siente igual de seguro que siempre.

“Sigo siendo Eddie”, agregó. “Por la manera en que veo las cosas y creo imágenes con palabras, sigo siendo ese cuate. Todavía voy a ser lo que fui. Y hasta más”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO