EEUU contempla separar a familias inmigrantes

Foto: Shutterstock

EEUU contempla separar a familias inmigrantes

7 de marzo del 2017

El gobierno de Donald Trump está analizando la posibilidad de separar a las familias inmigrantes. Es decir, que las autoridades puedan dividir a los niños y niñas de sus padres cuando crucen juntos y de forma ilegal la frontera de Estados Unidos.

Así lo confirmó en las últimas horas el secretario de Seguridad del país norteamericano, John Kelly.

“Sí, lo estoy considerando con el objetivo de desalentar más movimiento a lo largo de esta frontera terriblemente peligrosa (…) Serán bien cuidados mientras lidiamos con sus padres”, expresó en CNN.

De ser así, esta política daría la posibilidad de mantener detenidos a los adultos mientras sus casos particulares se resuelven. Según Kelly, ya habría para entonces todo un protocolo para los menores.

¿Trauma para familias inmigrantes?

“Tenemos una tremenda experiencia lidiando con los menores no acompañados (…) Los entregamos al Departamento de Salud y Servicios Humanos y ellos hacen un muy, muy buen trabajo poniéndolos bajo el ciudado de un centro temporal o de familiares que estén en Estados Unidos”, añadió.

La opción ya abrió polémica en el plano mundial. Algunas organizaciones advierten que esto crearía todo un trauma psicológico tanto para padres como para hijos.

En la actualidad las familias pueden estar juntas máximo por tres semanas. Eso sí, bajo vigilancia de las autoridades, que les permiten estar en Estados Unidos hasta que se resuelvan sus situaciones.

Nueva orden migratoria de Trump adolece de los mismos problemas que la anterior, dice ONG  

El decreto migratorio emitido este lunes por el presidente de EEUU, Donald Trump, tiene los mismos errores que la versión original, dijo en un comunicado la Unión por las Libertades Civiles Estadounidenses (ACLU, por sus siglas en inglés).

El Gobierno de Trump “ha reemplazado (la orden original) por una versión recortada que adolece de las mismas y funestas fallas”, dijo en el comunicado el director del proyecto sobre derechos de los inmigrantes de la ACLU, Omar Jadwat.

El jurista observó que la única manera de corregir la orden ejecutiva es asegurarse de que no proscriba a los musulmanes, pero el nuevo decreto sigue siendo discriminatorio en términos religiosos.

El decreto, firmado este lunes por Trump restringe las posibilidades de ingreso al país por 90 días a los ciudadanos de seis países mayoritariamente musulmanes: Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen, mientras excluye de la restricción a Irak, incluido en la orden ejecutiva original.

La orden suspende asimismo por 120 días la acogida de refugiados.

Con información de Sputnik