Ejército asegura que no tolerará corrupción en la institución

8 de enero del 2020

La institución respondió a la Contraloría sobre el presunto detrimento patrimonial.

Ejército asegura que no tolerará corrupción en la institución

El Ejército Nacional le respondió a la Contraloría General sobre las presuntas irregularidades en contrataciones que configurarían un detrimento patrimonial por más de $3.740 millones. 

A través de un comunicado de prensa, la institución manifestó su rechazo a la corrupción y a todo tipo de conductas y acciones contrarias a lo preceptuado en la Constitución Política de Colombia y la Ley.

Anunció que la Inspección General del Ejército adelantará la verificación y posterior evaluación de lo evidenciado por el ente de control, “para así presentar ante las autoridades competentes las acciones disciplinarias, administrativas y penales a que haya lugar”.

Además, reafirmó su disposición de prestar el apoyo necesario a los organismos de control del Estado para el esclarecimiento de cualquier tipo de señalamiento que pese sobre sus miembros.

“El Comando del Ejército Nacional reitera el compromiso estipulado en el Plan Nacional de Desarrollo 2018 – 2022, Alianza contra la Corrupción: Tolerancia Cero con los Corruptos, por lo que no tolerará actuación alguna de los integrantes de la institución que sea contraria a la Constitución, la Ley, los derechos humanos o el derecho internacional humanitario”, indicó.

¿Cuáles fueron las irregularidades que encontró la Contraloría?

La Contraloría General informó que, después de una Actuación Especial de Fiscalización, realizó 28 hallazgos que tendrían como resultado un detrimento patrimonial por $3.740.794.997,39 relacionados con contratos del Ejército Nacional.

El estudio arrojó varias irregularidades, entre ellas, pagos excesivos y desaparición de elementos del kit de dotación para los soldados, giros de recursos por SOAT a vehículos fuera de servicio y de mantenimiento a carros no oficiales.

Uno de los casos más relevantes que se identificó tiene que ver con un contrato que tenía como objeto la reparación de componentes de la División de Aviación y Asalto Aéreo.

El ente de control señaló que la institución militar hizo los desembolsos sin contraprestación alguna y que, a juicio de los auditores, se habría configurado un daño fiscal por más de $465 millones.

Además, mencionó que el contratista encargado del suministro de combustibles se habría visto favorecido de manera irregular al utilizar bienes fiscales en beneficio propio.

“En efecto, consiguió que el Ejército le prestara aeronaves oficiales o le facilitara otras contratadas por horas de vuelo. El presunto detrimento patrimonial asciende en este caso a los $453 millones”, sostuvo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO