El 9 de mayo inician visitas a zonas veredales de Antioquia

Foto: Óscar Ríos - Gobernación de Antioquia

El 9 de mayo inician visitas a zonas veredales de Antioquia

2 de mayo del 2017

Las cinco zonas de normalización ubicadas en Antioquia siguen siendo motivo de preocupación para el gobernador Luis Pérez Gutiérrez. Luego del consejo seguridad de este martes, el mandatario regional anunció que las visitas a las veredas de Ituango, Anorí, Dabeiba, Vigía del Fuerte y Remedios empezarán el próximo 9 de mayo y a ellas serán invitados los personeros municipales y el personero de Medellín.

Pérez Gutiérrez informó que en los campamentos ha subido el número de guerrilleros concentrados, al pasar de 925 a 1068. Esto se debe, según el dirigente, a que algunos milicianos de las Farc se han traslado a las zonas para iniciar su proceso de reintegración a la vida civil.

La comisión para las visitas estará conformada por la Gerencia de Paz, la Secretaría de Productividad y Competitividad y la Secretaría de Agricultura. La primera cita es en la vereda Carrizales de Remedios, en el nordeste antioqueño.

El objetivo de las visitas, contó Pérez, es explicarles a los miembros de las Farc que deben salir de las zonas de una forma digna. “Les vamos a buscar un empleo, a ayudar con el Gobierno Nacional para darles unos subsidios de vivienda, y los reubicaremos en todo el territorio para que convivan con el progreso, se relacionen con todos los antioqueños, y no se queden en estos lugares”.

El  gobernador fue claro al asegurar que no está de acuerdo en que se extienda el tiempo que se quedarán las Farc en las zonas de normalización.

“Un proceso de paz tiene que llevar a la integración. En Antioquia tenemos un problema más grave que en otros departamentos porque las cinco zonas están en la ruta del narcotráfico de Antioquia, y esa ruta tiene que ser recuperada por las autoridades”, manifestó.

Sin listas de guerrilleros ni caletas

Tras anunciar el inicio de las visitas, el gobernador reiteró su insatisfacción con el Alto Comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, porque a pesar de haber recibido la orden del presidente Juan Manuel Santos de entregar las listas de los excombatientes hace un mes, “a las regiones no ha llegado la información”, dijo.

“Es una buena noticia que poco más de 100 milicianos se hayan integrado, pero la insatisfacción es que Sergio Jaramillo no ha entregado los listados”, manifestó Pérez.

El funcionario también afirmó que solo a la zona de concentración de Anorí llegó el contenedor para las armas entregadas por los guerrilleros, pero las otras cuatro veredas no los han recibido. Insistió, además, en que tampoco hay información sobre las caletas de las Farc.

“Se estima que en Colombia hay unas 700 caletas del grupo. En Briceño, en el mes pasado, se entregaron dos caletas de común acuerdo con las Farc. Sin embargo, es un proceso que apenas inicia y según información de la Comisión de Paz sí están identificados los lugares donde están las caletas”, comentó Pérez Gutiérrez.

Aumento en cultivos ilícitos

Una de las situaciones que más preocupa a las autoridades departamentales antioqueñas es el incremento de cultivos ilícitos en las zonas en las que las Farc ejercían control.

“Según los informes que tenemos han aumentado los sembrados y la acción de erradicación prácticamente se paralizó”, puntualizó el gobernador.

El caso de Briceño, según el mandatario, es el más representativo. Allí, explicó, “no se ha podido erradicar porque hay unos acuerdos de erradicación voluntaria que no empiezan”, aunque comentó que en la zona se ha liderado un proceso de caracterización de 1.201 familias con las que se espera iniciar la labor el próximo 17 de mayo.

“No vamos a aplazar un día más la sustitución de cultivos ilícitos. Llevamos más de un año y nuestro propósito es que se acabe rápido el comercio de la coca”, dijo Luis Pérez.

Desertores

Desde el consejo de seguridad también se llamó la atención sobre el incremento de los desertores de las zonas de normalización. De acuerdo con la información en su poder, han salido 29 guerrilleros, dos de ellos se escaparon el último fin de semana de la vereda Santa Lucía, en Ituango.

Lo extraño, según el gobernador, es que 13 de los excombatientes se han entregado al Ejército para iniciar un proceso distinto al del proceso de paz.

Finalmente el mandatario regional hizo un llamado a la Comisión de Monitoreo y Verificación y al Gobierno: “Estamos muy preocupados por la excesiva familiaridad que estamos encontrando entre los miembros de las Naciones Unidas con los miembros de la guerrilla. Se está perdiendo en algunos casos la imparcialidad que se necesita”, aseguró Pérez.

Sin ampliar la información sobre casos específicos, Pérez dijo que tiene certeza sobre situaciones que “si no se resuelven pronto, generarán incomodidades que pueden desfavorecer el proceso de paz”.