El delicado problema de la falsificación en Colombia

El delicado problema de la falsificación en Colombia

30 de enero del 2017

En Colombia se falsifica de todo: licor, libros, alimentos, medicinas, cosméticos, entre otros. Esa actividad ilícita deja al año pérdidas por cerca de US$720 millones, según la Alta Consejería para la Seguridad y la Convivencia de la Presidencia de la República.

Además del perjuicio económico, otro de los grandes problemas por la falsificación es la salud de los consumidores. La intoxicación por licor adulterado, por ejemplo, puede generar daños neurológicos irreversibles e incluso la muerte. Así, el tema del licor, junto con los medicamentos, podría ser el más delicado dentro de los distintos niveles de la piratería.

Lea también: Escritora se desnuda para criticar la piratería

En esa medida, la Policía fiscal y aduanera (Polfa), la Dian, y la Fiscalía General de la Nación realizaron, en 2015, operativos que golpearon estructuras dedicadas a la falsificación y al contrabando.

En un comunicado emitido por la Polfa se informó que uniformados de la Policía Fiscal y Aduanera y demás entidades realizaron los operativos en 52 bodegas de los dos centros comerciales ubicados en pleno corazón de Bogotá, en el lugar se encontraron los licores en caletas que simulaban falsos techos y subterráneas. Lo que más llamó la atención de las autoridades fue el hallazgo de una fábrica artesanal para la elaboración de licor adulterado.

En lo corrido de ese año se han decomisado 356.516 botellas de licor y en litros van 313.840 unidades retenidas, todo esto avaluado en 6.317.415.029 millones de pesos, continúa el informe.

De acuerdo con la ANDI, el avance tecnológico ha hecho que la práctica ilegal de la piratería crezca, se mantenga y sea, además, muy difícil de detectar y controlar. En esa medida, han diseñado una campaña que busca concientizar sobre los efectos de la falsificación. Se llama Proyecto contra la falsificación de productos y usurpación de marcas.

Silvia Helena Montoya, gerente del proyecto, explica que el principal objetivo del proyecto es controlar y terminar cualquier actividad delictiva que implique la fabricación y comercio de productos que atenten contra la salud de los consumidores.

Como medida de protección de la salud, y también para salvaguardar los intereses de la industria, la ANDI recomienda:

  1. Verificar el nombre del producto y el fabricante.
  2. Asegurarse de que el empaque, las etiquetas y las tapas se encuentren en perfecto estado.
  3. Revisar el registro sanitario del Invima así como el lote de producción y la fecha de vencimiento.
  4. Leer cuidadosamente el listado de ingredientes o componentes de cada producto.
  5. Constatar que las condiciones de almacenamiento sean las adecuadas.
  6. Exija la factura.
  7. Destruya los empaques, envases y etiquetas siempre que sea posible, o deposítelos en los programas posconsumo (reciclaje) según aplique, para evitar que personas inescrupulosas puedan reutilizarlos.

Finalmente el proyecto concluye que en caso de encontrar cualquier irregularidad se debe contactar al fabricante, o al importador  y denunciar ante el Invima.